martes, 18 de junio de 2019

Visita a cuerpo desnudo...

 Las visitas guiadas han proliferado esta temporada; ahí están, mirando el panorama desde el puente, a flor de piel, el viento les llena los poros de su perfumado rostro ávido de células también hambrientas de sexo. Ya se sabe, los viajes organizados pueden terminar como este, que primero se van quitando la camisa, luego que si hace mucho calor en estas tierras, que por qué no nos lo quitamos todo... ¿O es que están haciendo otro acto fisiológico, de seis en fondo?
Él llegó así, sin avisar. Lo que no dijo es que ya venía preparado desde su casa; dejó el coche aparcado a la misma puerta para no tener que exhibirse muchos metros de acera, llegó caliente por el morbo del qué dirían los vecinos... ¡Cómo le gusta el arte de la provocación! Pero  no se esperaba que, precisamente su ex-novio (con el que pensaba reconciliarse) estuviera de viaje con ese grupo de tendencias naturistas; es lo que pasa por llegar de visita sin avisar primero. ¡¡¡Sorpresa!!! Sí, sí, sorpresa la que te has llevado tú (los vecinos han empezado a asomarse a sus ventanas, siente el acoso de sus miradas sedientas de belleza). ¿Qué hacer? Pues, ya puestos: una exhibición en toda regla. Total, no deja de ser más que una visita a cuerpo desnudo...
......................... 
Juan Rodort, 2019

1 comentario:

  1. Otro comentario que no podrá salir de esta página porque me crucificarían los de siempre, que en eso tienen práctica, en crucifixiones

    ResponderEliminar