martes, 8 de agosto de 2017

Estimulante sexo (de aperitivo)


Desnudos, sobre la vieja alfombra del estudio, los dos cuerpos enlazados y rechinantes en tántricas caricias no por ya sabidas y repetidas menos lujuriosas que otras veces, así, a través de los años en que sus conocidas pieles se asemejan a hermanamientos copulativos que nada tienen de asimétrico incesto.
Ellos ruedan ahora por el suelo en saltos rítmicos de jadeos...
Compás de espera entre dos orgasmos simultáneos, sus voces ahogadas en susurros son chorros más calientes que sus propios estentóreos y convulsos pulsos.
.....................

© Juan Rodort, 2017

1 comentario:

  1. Los objetos se esconden cuando quieres mostrarlos, así ocurrió con esta foto que ha salido a la luz a la tercera intentona, pero ahí está, fiel reflejo del acto...

    ResponderEliminar