lunes, 31 de julio de 2017

Diez días, diez noches, ...diez amantes



En las dunas, entre las verdes y cálidas olas, en la azul marea a tope de sexo, a caballito marino o haciendo el pino o metiéndole un pino por ahí mismo, o tranquilamente y sin prisas entre las aguas poco profundas de la laguna, varias y continuadas veces en la arena solitaria, o en los atardeceres sombríos de su cuerpo de bañista textil (él no quería, no), sin palabras que puedan profanar tamaño cuerpo y recuerdos tatuados en mi quemada piel por su piel rotunda, aunque también el que no se quitó las botas ni para meterse en el agua y mucho menos para dejarme el orificio desfondado a la quinta consecutiva... y, definitivamente, no me quedan más palabras para el total y ebúrneo fornido cuerpo globular del décimo día (anoche mismamente se despedía con más pena que gloria pues no fue tanto como esperaba por la delantera (él todo lo esforzaba por la retaguardia, pero no quedó descontento, no).
Hoy, no tengo ni fuerzas para teclear, por fin termina este mes de Julio (todos ellos, ¡los diez amantes diarios se llamaban Julio!) lleno de... y de... de todo y más.
.....................

© Juan Rodort, 2017

1 comentario: