martes, 31 de enero de 2017

Cuando el viento sopla... nos la sopla


Sopla que te soplarás, viento del Sur, te lo suplico: ¡márchate! De mi d(olor) apiádate, vete viento del Suuuuuur... O aquello de: “infla, desinfla, música y olor; se abre y se cierra, se marcha a su tierra y nos deja... el (d)olor” (peo o folleteo mal peinado). ¡Pero qué guarrazo eres! Ya me lo decían: “cuidado con ése, que es un guarreras de mucho cuidado”. Pero creo que me han confundido con otro. Por detrás y a oscuras, todos los culos son iguales. Más los peludos culos prietos y sonoros (a cachetadas, no a pedos).
Pues tengo una buena colección de fotos de culazos peludos o lampiños, robustos, apretados, abiertos, oferentes, penetrados (no los voy a exponer por su explicitez morbosa). Apología del culo. Qué le voy a hacer si me gustan. Los buenos culos de tíos cachas o jovenzuelos pizperetos; yo no hago distingos ni ascos. Agujerito tienen todos y es lo importante. Porque ¿qué es la vida? ¡Cagar! Se caga de niño, de joven, de adulto y de viejo... la pata abajo como niños de nuevo. Y qué placer el cagar a gusto y contento (cagando dentro, claro). Pero cagando vientos... no rima, no pega. Se suele decir “cagando leches” que creo es una ordinariez repulsiva como aquello otro de “¡me cago en la leche!”. ¿Y a los muy lactófilos, qué? Porque yo soy de los que se tragan casi un litro de leche (de vaca, pasteurizada o uperizada) al día. Muy lechero que soy yo, vamos. ¡La leche! (en polvo). Y llegados a estas líneas escabrosas lo mejor sería dejarlo en tablas que esto no va por muy buen camino. Sopla, resopla... Exclamaciones de asombro antiguas. Soplo (divino o humano). Soplao (jarto vino). Ahí llego yo, a lo de “nos la sopla” o “me la sopla”. ¿El qué? Pues pensando en lo peor... ¿qué va a ser si no? ¡¡¡La raja del culo!!! Con el culo al aire... “Oye, que la cena de anoche te está afectando la meninge patinadora”. “Sí, un poco, tal vez; pero es que cuando el viento sopla... nos la sopla”.

.........................

© Juan Rodort, 2017

lunes, 30 de enero de 2017

¡Chupa la tubería del gas! (ensayo general)


Hemos sorprendido a estos honestos funcionarios en funciones ejercitando el ejercicio táctico y bucal del próximo trimestre: ¡Chupar la tubería del gas! Ya que la electricidad y por ende el recibo de la luz de este egregio país (España con todas sus regiones autónomas o menos) es de lo más barato en Europa y ya que las pensiones nos han subido un 0,25% (unos 3 € brutos al mes, menos el 7,26% de IRPF de pensión contributiva) y estamos que lo tiramos... De perdidos, al río. No llegará la sangre al río. A río revuelto, ganancia de los de siempre (pecadores que no pescan). Pescar y guardar la ropa mientras se bañan en lascivos chupetones que sacan los jugos por la vía rápida... Ejercicio dulce y placentero como indica la imagen confraternizada de antiguos y nuevos fundicionarios que funcionan a base de chupa-chupa-chupa y chupa que te chuparás en cumplimiento de la proclama proclamada desde la sede suprema de todos los gobiernos que gobiernan (o eso creen ellos) dirigidos por el brazo secular de insigne Casablanca (¿o era Túnez?)... Tengo un vacío legal que no sé cómo subsanar, así que prefiero echar tierra sobre el asunto... Que la novísima ley de leyes dirá y otorgará como medida contra el pirateo ideal de ideas peregrinas y descabelladas (o que intenten serlo), será: ¡Chupa la tubería del gas! Quiérese decir con semejante exabrupto y escupitajo-legajo que se prepare el gremio que el recibo del gas va a experimentar una tremenda subida a consecuencia del trasiego chupóptero y masajeo bucal-salival. Miren, observen, vean cómo sus señorías y señoritías (señores menores de edad. dignidad y gobierno) se afanan porque los recibos de la luz y del gas suban y suban hasta alcanzar el paroxismo, la eyaculación precoz funcionarial... O será que no queda otra que envenenarse con el plomo de las tuberías (antiguas, que las revisiones obligatorias de la propia instaladora brillan por su ausencia) del gas natural, ciudad, butano, mengano, zutano... La verdad no lo he entendido muy bien. Pero por mí, que sigan chupándosela, ya sea la tubería o la pilila, lo mismo me da. ¡Estoy hasta la mismísima! Como vuelva a ver otra foto del susodicho mandamás pelirrojo-panocho-caragocho de allende el Atlántico según se sale a mano derecha (¡faltaría más!), el brazo derecho en alto, la palma de la mano diestra estirada y elevada 45º hacia el azul, azul, azul... que la mañana ya no es tan azul para una bossanova. Como vea una fotito más... ¡¡¡muerdo a alguien!!!

.........................
© Juan Rodort, 2017

viernes, 27 de enero de 2017

Con esto y un bizcocho...


...Hasta el lunes o el martes a las ocho o las diez y ocho, o cuando pueda ser. Que el que suscribe sigue a salto de ordenador en bibliotecas públicas, salas de ordenadores de centros culturales rurales donde ahora mismo la calefacción está estropeada y está como un refugiado de guerra (contra el frío, que lo hace y parece que vaya a nevar afuera), el que escribe estas líneas no le da la gana de hacer un contrato bravío con el monopolio (que aunque haya otras marcas y compañías no dejan de ser monopolios sobre todo la antigua empresa que fuera estatal y ahora se llama de otra manera para ¿despistar?) de turno. NO, el que teclea en teclado público a la vista de propios y extraños (hoy pocos que el frío medra y no hay quien aguante estar sentado en este frío cuarto) es consciente de que ahora mismo no se puede permitir un dispendio mensual para poder acceder a Internet cómodamente desde su caliente casita (sí, soy un privilegiado que tiene casa y calefacción) por la módica cantidad de 25 eurines al mes pudiendo tener unos pocos megas de memoria internauta y una línea deficitaria de teléfono (ahora me conformo con tarjetas pre-pago de a pocos euros el mes) y así dejarse de corretear por la comarca detrás de un ordenador libre para tener espacio ciber o ciberespacio... El frío cierra mis meninges, manos, ciega mis ojos aunque no fume más que el vaho del aliento sobre el gélido ambiente de esta sala (ahora hay otra cibernauta atrevida en el rincón opuesto). No, no voy a conectarme a ningún Internet casero, no voy a pagarle nada a ninguna compañía telefónica. ¡¡¡Internet gratuito para todos!!! Pero como a la fuerza ahorcan seguiré frecuentando estos lugares rurales (algunos con calefacción y todo) donde el tiempo ante el teclado se reduce a media hora... Un suspiro. Hoy no habría tenido tiempo de teclear.
Sí, supongo que no soy el único pobre cibernético del país, ni compararme con otros países, ni compararme con nada ni con nadie. Pero para calentarme un poco el ánimo he subido a este muchacho (no da para más, así la foto es en blanco y negro, uno es pobre) que se parece a otro muchacho que ahora hace unos... ni se sabe ya de años que tuve, me tuvo y nos retuvimos muchas veces. Y podríase decir que el mismo muchacho de la foto fuera yo mismo en aquellos años, cuando iba de aquesta guisa, afeitada la testuz, dejada la negra y rizada barba, el pecho orlado y ornado y horneado de vellos bellos y rizados caliente pecho donde se aplastaban penas y fríos que esa dura piel resistiera... Y aunque muerde una manzana, no es la del Paraíso, ni él es un Adán ni Eva transgénicada o travestida o acicalada para baile de Carnaval celeste...

Un angelito travieso que se escapa por la ventana del Paraíso Terrenal para darse un paseo por el amor y la muerte... (de frío). ¿Ya se comió su bizcocho? ¿O se lo han metido por salvesealaparte? Pues, lo dicho, con esto y un bizcocho...
.........................
© Juan Rodort, 2017

jueves, 26 de enero de 2017

Sexo contra el frío...


No sé si será "políticamente correcta" esta foto sacada de Internet, bajada y copiada para mis ojos y ahora para deleite de propios y extraños... Pero sí, la mejor forma de combatir los fríos es a la manera vikinga: tomando vino caliente y follando bajo las mantas al lado de un buen fuego. Fuego en el cuerpo, fuego en las entrañas... como dicen esas letras de coplas antiguas que ahora ya son tan raras de escuchar, las tonadilleras del siglo pasado se pasaban el rato gritando que tenían "fuego-en-las-entrañas", aunque no fueran la Carmen del Merimé, sino la Carmen d'España ¡y olé! O la María de la O... que desgrasiaíta-gitana-tú-eres-teniéndoooolo-tó.... Decía-desgranaba doña MariFédeTriana. Ay. Ya me gustaría a mí tener un combate de escrima a primera o última sangre con entrambos espadachines, con los zocotrocos calientes próximos al paroxismo más sublime y erecto que ahora rompe mis nervios fríos y helados porque en esta sala de ordenadores desde donde escribo, rompiendo el hielo de las teclas con mis dedos de hielo y moqueo témpanos, carámbanos que en nada son calientes zocotrocos que quisiera tener entre mis manos para calentarlas y muchas cosas más... Lo dicho, lo mejor para combatir estos fríos días de enero es hacer "el amor" (¡cursi!), sexo contra el frío...
.........................
© Juan Rodort, 2017

miércoles, 25 de enero de 2017

Tengamos el día en Paz...


Pues algo así como no mearse fuera de la taza... o aquello otro de: no sacar los pies del tiesto... O no cagarse dentro del Convento, porque ya nos quede poco de estar dentro...
El caso es ser respetuosos con el medio, el medioambiente, el ambiente entero; respetuosos con nosotros mismos, por ahí se empieza a amar al prójimo (como a nosotros mismos, parece que se me ha quedado algo de viejas doctrinas aprendidas de memoria cuando jovencito...). Amar. He ahí el dilema. Los hay que aman, pero sólo a sí mismos. Aislados del mundo. Seres egoístas que se miran el ombligo sin darse cuenta que su polla les puede sacar un ojo (seguro que tienen erecciones generales de tamaño monstruoso, de ahí sus complejos). O que no se la encuentran (de ahí más complejos todavía, generalmente los que se sientan en poltronas de jefe suelen tenerla pequeñita de tanto apretar el culo para estar constreñidos y no cagar no vaya a ser que se la metan...). Y dichos tales improperios y estupideces... lo dicho: ¡Tengamos el día en Paz!
.........................
© Juan Rodort, 2017

martes, 24 de enero de 2017

¿Cada uno tiene lo que se merece?











Pues sí, ya me gustaría merecer esta media docenita de bombones de chocolate blanco que están, dicho sea de paso, como para no dejar nada, ni el envoltorio. Mordidos, chupados, degustados, saboreados, deglutidos... Y mucho más que no voy a cansar con palabrerías la imaginación calenturienta de cada cual. Sí, feliz futuro el nuestro, los siete enenitos o los seis pitufitos con su particular Gargamel que se los iba a zampar de un bocado, o seis bocaditos; ay, suspiritos de vainilla y nata...
Por supuesto que me los merezco. No es que Sus Majestades de Oriente (Reyes Magos para el vulgo) no me hayan traído cositas buenas y deseables, pero es que a nadie le amarga un dulce (o seis). Sí, contesto que sí a la pregunta del enunciado: "¿Cada uno tiene lo que se merece?" Pues yo diría que unos sí y otros no, que no nos merecemos esas Administraciones que ahora se sientan en sus sillones presidenciables-despreciables... Y no le vamos a ir al trapo, que bastante tenemos con lo que tenemos... Jodidos, pero contentos. Con unos bomboncitos como éstos ¿quién no lo estaría?
.........................

© Juan Rodort, 2017

lunes, 23 de enero de 2017

¿Futuro? Negro, negro, negro...


¿Alguna duda? Pues es lo que nos espera. O armarnos de aros para defender nuestras partes. O darnos la vuelta de cara a la pared para hacer como si no nos enterásemos de nada de lo que está pasando (amenazando desde las silla presidencial blanca o negra, lo mismo da). O postrarnos oferentes para que nos la vayan metiendo dobladas, a pelo, sin goma, sin ningún lubricante que amortigüe los dolores propios de una violación de nuestros derechos como personas humanas... Pero como formamos parte del bioambiente, del Planeta, somos objetos de pago, con derecho a pagar y callar... Mientras los advenedizos del Poder (de la fuerza bruta e irracional) se permiten amenazas tales como que nos vamos a quedar sin futuro. El único futuro viable será el de los dividendos, el de las empresas totalitarias (supuestamente radicadas en países democráticos) y el de sus servidores que creen que gobiernan al dictado de las consejas del Clan... ¿Futuro? Negro, negro, negro...
.........................
© Juan Rodort, 2017

lunes, 16 de enero de 2017

Caliente, caliente... frío, frío


Como un Poseidón sedente con horrible bañador de florituras variadas, mojadito, pegadito, calentito por la piel ardiente del morlaco de barbas doradas que espera la ocasión para bajarse el trapo que cubre su hermosa presa en podisición de descanso para ir a presentar armas a la voz de ¡ya!
¡¡¡Las ganas!!! Que ya me gustaría estar cerquita de esa playa y de ese cuerpazo divino posado en las arenas de la vida. Un encuentro como éste no creo haberlo tenido... ¿o sí?
Eran otros tiempos, otros años de otro siglo... Hoy me quedan lejanísimos, ni tan siquiera en la memoria se vienen al presente copulativo, de cópula y de adición (o adicción), que a lo bueno se acostumbra uno rápidamente, más a lo buenísimo y despampanante de esta visión que calienta, pero no quema, el corazón y alguna que otra parte de más abajo, según se va a mano izquierda (o a derecha, depende de dónde cargue cada quien).
La playa, preciosa. Caliente, caliente...

Y, por contra, otra imagen de fríos contemporáneos con morlaco caliente pero no tanto, con horrible braga que oculta lo mejor guardado, casi enfriado por el neverío circundante...
...de una de esas páginas que visito a diario. Montañas nevadas, sin pelos en la piel desnuda y lustrosa, aguardando tiriteras de caricias o echarse encima del susodicho antes de congelarse uno los pies, mejor revolcado encima del barbas sedente que espera quedarsaciado de todo eso que imagino.
El paisaje, precioso. Frío, frío...
.........................
© Juan Rodort, 2017

viernes, 13 de enero de 2017

Los Reyes se fueron pero no llegó la República (marica)


He pedido prestada, al colega de "Lo que me gusta y no me gusta...", esta imagen para que dé una idea de cómo estoy, de cómo me encuentro y en qué posición para recibir las noticias que se avecinan, de que todo ha subido... más, de que este año 2017 no va a ser mejor -en el buen sentido- que el pasado...
Por lo menos voy a ser consecuente y disfrutar con la jodienda que me(nos) espera. Lo mejor en estos casos de violación técnica, jurídica, administrativa, es el de ponerse lo más cómodo posible para recibir las duras, duras y tremebundas noticias, sin lubricante alguno que las suavice, a pelo, en seco...
Pues, lo dicho, "A mal tiempo..." con el culo puesto en posición de receptores de radio marica. Y es que los Reyes Magos no sólo me trajeron algo de carbón para calentarnos un poco sino que ya se fueron sin despedirse. Y en ese vacío de poder (mágico poder de la imaginación calenturienta) no hay nada, no se ha rellenado con la deseada proclamación de una República (marica).
Así que, para el que me quiera encontrar, ya sabe donde y de qué forma me hallo, hayo, ayo, allo... hallóooo. ¡Estoy de ortografías...! hasta el orto y el ocaso; total, para lo que hay que leer. Que no quiero entrar al trapo. Que no. Pero es que las últimas publicaciones son de encogimiento de cojones y tristezas varias. Amenazas de letras emponzoñadas de viejas guerras, finales de esas susodichas guerras, cuerpos de élite masacradores... Total, ahora mismo me entero que han recortado la producción de crudo por un lado para encarecer el combustible tan necesario en estos fríos días, de un mes para otro me (nos) han subido las tarifas de ese combustible que está por llegar, que el que me han vendido más caro es el que ya tienen en sus depósitos almacenado... ¿Y cuando llegue el nuevo más caro? La escalada de precios... el quedarse con el culo en pompa para que nos la metan de corrido y se corran de gusto a nuestra costa, dejándonos secos (los bolsillos) y doloridos (los anos).
Y eso que hoy me levanté de buen humor...
.........................
© Juan Rodort, 2017

lunes, 9 de enero de 2017

¡¡¡Carbón!!! (o cabrón, según se mire...)


Como en esta maravilla de ilustración de Nickie se decanta mi estado anímico que este año le ha dado por escatológicas ideas en los dos sentidos, anímico y mierdoso, de la palabrita. Sí, este año sus Majestades de Oriente se han permitido la osadía y el despilfarro de traerme ¡¡¡carbón!!! No tenemos bastante con pagar el impuesto del impuesto sobre la minería del carbón sino que ahora van los Reyes Magos y se permiten el lujo de traerme dos trocitos, dos, de carbón auténtico... Bueno, la historia no ha sido así, sino que en un arrebato de pasión y desenfreno de ira he echado el carbón directamente al Portal, ante la cunita del Niño (nacimiento del "huevo frito", estilo murciano del siglo 18, figuritas pequeñas que no dió mi economía para más, incluidos los tres reyes a caballo...). Y no ha quedado ahí la cosa. Esta mañana de Reyes me he levantado con esta sublime erección dentro de mi osito Teddy... Que alguien me lo explique... ¿Por qué carbón? ¿He sido un cabrón? ¡¡¡Carbón!!! (o cabrón, según se mire...).
.........................

© Juan Rodort, 2017

miércoles, 4 de enero de 2017

Los tres Reyes Magos (en bolas)


O con el culo al aire, sus Graciosas Majestades del Oriente han quedado desnudos y remojados por una turbamulta furiosa que les ha despojado de todos, todos, todos sus regalos.
Así nos va, si ya no respetamos a la realeza... Siempre nos quedará la vileza nuestra de cada día. Y es que no se me quita esta jodía mala leche reconcentrada desde el año pasado (el ano pasado, que ya huele...)
 

O sea, que así nos hemos quedado... Regios culos al aire, sin regalos, jodíos pero contentos...
.........................
© Juan Rodort, 2017