martes, 17 de octubre de 2017

Otro martes haciendo el primo (montando el número)

(Joseph Sayers haciendo de las suyas...)

Aguanta el bochornazo que estoy pasando aquí, casi en bolas, y asándome con el sol del desierto reflejándose por todas partes, encima aguantando el calor añadido de los focos; ¿es que no les basta con la luz que hay? Porque yo es que llevo ya los ojos que me hacen chiribitas con toda la sudadera que me está entrando a chorros y con todo el cuerpo empapado de aceite que me calienta la piel que no veas; aparte del ridículo que estoy pasando con esta pinta, que en mi contrato especificaba claramente que nada de desnudos integrales ¿y esto qué es si no? Porque lo que se dice tapar no me tapa nada este trapito, lo justito como para que no se me vean los güevos. ¡Y con todo el culo al aire! Encima con el palo y la puntita de la dichosa lanza que me voy a sacar un ojo o que me va a dar un esguince de muñeca, o de hombro, o de tetas y con la cara de memo que debo de estar poniendo...
¡Manda güevos!
Otro martes haciendo el primo (montando el número).

.....................
© Juan Rodort, 2017

viernes, 13 de octubre de 2017

13, viernes 13 (otro día sin follar)


¿Salgo o no salgo de casa? ¿Me quito los gayumbos? ¿Viene o no viene mi novio? Y así hasta el infinito y algo más de preguntas inciertas y dubitativas, mirando a través de los cristales el día esplendoroso y cálido que se presenta como para no quedarse en casa esperando y con la polla tiesa, porque está que arde ahí debajo de esa tela blanca de algodón acogedor y apretado, haciendo juego con los visillos y la tapicería del safá, que una cosa no quita a la otra y ser marica conlleva ciertos gastos y gustos. Todo marcas, faltaría más. Pero la pregunta sigue ahí ¿follar o no follar? Porque para pajas no está el día y con ese cuerpazo es mucho mejor que se lo hagan a que él mismo tenga que molestarse siquiera en tocar su piel que bastante le cuesta el gimnasio como para estropear la carrocería con torpes manoseos. Y es que el muchacho no sabe. ¡Sí, no sabe tocarse! Por eso el acoso ventanil y la espera desesperada de ese novio que se ha quedado en casa también y ha desconectado los teléfonos. Eso le pasa por ennoviarse con un supersticioso mucho mayor que él, en todos los sentidos, que viejarras lo es pero ¡¡cómo lo hace!! Todo, se lo hace todo... Pero hoy, 13, viernes 13 (otro día sin follar).
.....................
© Juan Rodort, 2017

miércoles, 11 de octubre de 2017

Otro Día de la Hisp(anidad)


Pasarse todo por el Arco del Triunfo (tapadito de blanca tela para que no digan que desde aquí hacemos apología del pornohomo) es lo que deberíamos hacer; así, a verlas venir se nos llega otro Día conmemorativo de esa hisp(ano)-hisp(anidad): o sea, culo del hispano (¿de España o de Híspalis o de Hispanya?). Y al que le pique... que se arrasque el culo. Mira por donde a este mozo barbado, un modelazo del que tengo muchas fotos en versión original sin subtítulos de bragas impuestas por pudicia pudibunda acomodaticia que si no se la pone no sale publicado en esta mojigatas páginas que tanto critico y de las que tanto me aprovecho pues son "gratis" hasta que se harten de sandeces y cobre a tanto la palabra malsonante, poniendo multas al lenguaje llano y soez que es el del ordinal del pueblo llano, soez y ordinario hasta llegar a lo extraordinario... Y como ya me perdí por vericuetos del idioma, que no de la lengua (castellana, tan llana ella y profana) pues no voy a seguir con el mismo tema de separaciones patrias (¡oh dolor!) que ya lo digo y me repito: no estoy para malas noticias ni pamplinas (ni gaitas). Aquí queda este gayumbo tumbado y en posición de ¡adelante, hasta la cocina! que al fondo se le entrevé una de lubricantes y pomadas curativas para suavizar el zocotroco que le viene encima (a él y a los demás contribuyentes, sufridores a fin de cuentas de tanto vericueto político-social al que nos someten por activa o por pasiva); lo mejor es estar bien lubricados por si las escoceduras en otro Día de la Hisp(anidad).
.....................
© Juan Rodort, 2017

lunes, 9 de octubre de 2017

¡¡¡Chúpame... el dedo gordo del pie!!!


Oye, literalmente. ¿Nueva postura del Cama-sutra-gay? ¿Canivalismo pedófilo o pederástico, de pie? Es difícil ilustrar con palabras esta imagen de los dos mozos (no sé por qué en calzoncillos, pero lo de la censura cibernética ha calado bien hondo en el ánimo de los demás cibernautas que andan de prestado en este alojamiento tan, tan, tan puritano; ya se sabe, si no te gusta, aire...), pues que estos dos jovencitos tan pizpiretos y blanquitos de carnes peladas salvo lo imprescindible en sus partes tapadas, camufladas, enfundadas en azules gayumbos para que el personal "sensible" no tenga sobresaltos de ver vergas al aire... Con diez vergas al aire, viento en popa a toda vela... no corre el que más vuela o se corre antes de tiempo sino el que se tapa las "vergüenzas" o se lo chupa al otro (el dedo gordo del pie). Y el que está de cúbito cabeza abajo tiene mucho que guardar o mostrar porque abultar, abulta cantidá de la buena, para rellenar una tonta siesta de esas en las que no se sabe qué hacer si comerse un churro o el dedo gordo del pie del primer gayumbero que se tenga a mano. Y como no hay más por donde cogerlos, en el sentido de coger, tomar, aprehender de acá, de esta orilla atlántica fragmentada o a punto de... y no en el sentido de joder la marrana como lo están haciendo algunos que no quiero mentar porque p'a qué, allá ellos con sus decisiones divisorias; esos que no se enteran del dicho de "divide y vencerás" oído mal y aplicado peor, que todo el mundo sabe que se refiere a la política del "luchador malayo", esperar a que los otros se destrocen para dar el toque de gracia el fatigado vencedor de la lid... Que luchen ellos, que inventen ellos, que se separen ellos... Pero fragmentar un plato o darle un golpe de (des)gracia y desportillarlo es delito de lesa magnitud sobretodo si el susodicho plato es ese de donde se suelen sacar los pies (del plato)... Antropofagocismo patrio, ¡oh dolor! No queda otra que hacer lo propio dque estos dos jóvenes gayumberos y gimnásticos... ¡A chuparse toca! ¡¡¡Chúpame... el dedo gordo del pie!!!
.....................
© Juan Rodort, 2017

sábado, 7 de octubre de 2017

Única bandera, abanderado único

No tengo ni idea de quién es el mozo portador de la enseña multicolor pero es simpático el chico ¿verdad? y alegres los colores aunque en el fondo haya esa ausencia del color o compendio de todos los colores (pictóricamente hablando, claro): Negro color. Oscuro. Noche sin estrellas ni Luna... Pero no es en el fondo en que nos fijamos nada más ver la foto ¿no? Pues eso, los alegres colores del Arco Iris y la franca sonrisa del muchacho en flor que nos invita a la concordia y a algo más... Cada quien que piense lo mejor que le gustaría hacer con él, junto a la bandera, debajo de ella, sobre, en otra parte... Hacer muchas cosas con eso que queda tapado en pudoroso ademán para que las censuras no sean así como son las censuras, que miran siempre del mismo lado y se dejan el culo al aire (de otros y otras). Pero hoy luce el sol (y"buen tiempo" que dirían los necios en tiempo de sequía, total eso del Cambio Clímático son cuentos chinos o propaganda marica). Y he aquí que el susodicho mozo de la bandera multicolor está haciendo propaganda marica con esa sutil invitación a que le ayudes a llevar el extremo del trapo y así dejarle ver lo que se tenga que ver que seguro será mucho y bien formado. Que un desnudo bien tapado vale por dos. Y un abanderado como éste no es moco de pavo, él lo sabe ¿tú lo sabes? Pues, prueba a vivir bajo una bandera única siendo un abanderado único. ¡¡¡Viva la República Marica!!!
.....................
© Juan Rodort, 2017


viernes, 6 de octubre de 2017

Como un volcán a punto de explotar...


A veces es como me siento, como un volcán a punto de explotar... ¿Hace falta explicar lo obvio? Pero claro, en esta imagen no hay formas explícitas aunque sí muchos y sugerentes malos pensamientos. Y ya se sabe que eso que esos llaman pecado se puede hacer de palabra, obra u omisión... En este caso es de omisión, porque no se da pie al formal y definitivo gesto en el que "eso" estalla en todo su esplendor en la hierba, del mismo color que ese aceitunado tapa-cosa que bien es verdad que si no está en su punto, le falta muy poco para llegar a ello. Y el mozo que posa en pletórico ademán no se para en preámbulos ni zarandajas para demostrar que él puede, que anda sobrao de todo (quizás de pelos en la cabeza no lo esté pero de los demás parece que sí) para dejar bien claro que está a punto, como un volcán a punto de explotar...
.....................
© Juan Rodort, 2017

miércoles, 4 de octubre de 2017

Memoria de un viejo cuerpo


Tantos años desde aquel otro otoño... Tu viejo cuerpo ha madurado hacia curvas y rellenos propios de la edad y de otras cosas que se van dejando de lado sin importarnos el qué dirán, total, ya estamos acostumbrados a vernos a diario ante ese espejo acomodaticio de nuestro cuarto de baño, cada mañana, imperceptibles cambios han dejado irreconocible aquel otro cuerpo joven y hermoso, turgente cuerpo blanco de hace cuarenta años...
Así comenzaba, de manera similar, parafraseando ahora, no hace tantos días otra página de estas ficticias memorias desmemoriadas que se van vertiendo en estas líneas casi a diario; pero, ha llegado un buen día un aviso censural de los propietarios del espacio virtual, a causa de ciertas imágenes en las que alegremente salían miembros desnudos masculinos en mayor o menor grado de turgencia, vamos, lo normal en cualquier espejo de cuarto de baño a la hora del despertar matutino, un toque de atención, que si se sigue por ese camino cuasi-obsceno la cosa no va a poder seguir saliendo o con peores consecuencias diluidas en las ondas, amenazas o avisos... Saltarse las normas o sacar los pies del tiesto o salir de la "norma" impuesta, dejar de ser normal, ser un a-normal, normal-i-dad (suena a algo catalanizante, mejor dejar el tema)...
Pero esa normalidad no parece ser la de esas mentes pensantes y vigilantes de las buenas costumbres y han decidido que nunca más estas líneas compartan tan puros espacios positivos de la gran letra ge mayúscula del ciberespacio... Y es que ya lo ha venido diciendo y repitiendo el acusado pervertidor de miradas puritanas y catetas: al que no le guste, que no mire... Pues miran. Y tachan. Y así siguen las cosas de palacio, que van despacio...  como en la memoria de los años transcurridos, de esos otoños anteriores desmemoriados pero a fin de cuentas memoria de un viejo cuerpo...
.....................
© Juan Rodort, 2017

viernes, 29 de septiembre de 2017

La recreación del hombre (macho)


© Brad Kunkle, artista nacido en 1978 en Lehighton, Pennsylvania.
"La separación de la Iglesia y el Estado / A Separation of Church And State"
Óleo y pan de plata y oro sobre lino / oil, gold and silver leaf on linen, 54" x 31", 2014.
Colección privada / Private collection

Pues me gustó esta obra hace ya un tiempo y ahora me parece muy apropiada para ilustrar estas líneas, aunque no muestra cómo fue creado el primer o los dos homínidos (el autor de esta pintura también hizo la variante femenina de dos Evas que como no es el caso del que tratamos ahora pues ahí queda la anécdota). ¿Cómo fue la creación del hombre (macho)?
Del polvo... ¿en sentido figurado o literal? Y vaya una idea de hacer un solo hombre (macho). ¿Por qué no dos hombres (machos)? Y no estos dos especímenes de la imagen que uno parece muy-hombre y el otro muy-menos-hombre... ¿Y por qué el rubito es más pequeño de estatura que el barbitas... Los atributos medios tapados por doradas ramas ¿también son muy y menos grandes? ¿Y la serpiente enroscada, es macho o hembra? Así que no queda claro cómo fue la cosa, no hay vídeo en youtube para aclararnos o ninguna referencia en la Wikipedia salvo: "El mito de la creación es una historia mitológico-religiosa  o una explicación que describe los comienzos del universo, de la Tierra, de la vida y del primer humano usualmente como un acto deliberado de creación realizado por una o más deidades. Desde la antigüedad, todas las culturas desarrollaron su propia explicación para el origen del mundo, del ser humano y de las otras especies". Y eso es todo, aún no confirmado porque en esa materia la sacrosanta Wikipedia no se compromete a nada (y yo, menos) pero nos obsequia con otra perlita: "El origen del hombre o antropogénesis, referido al origen o comienzo de la especie humana actual, remite a dos perspectivas muy distintas. Antiguamente y durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la visión mítica y religiosa, la antropogonía, fue la más aceptada —a pesar de no contar con pruebas físicas—, y concibe, en general, el origen del hombre como un acto de voluntadde uno o varios dioses. Sin embargo, gracias al desarrollo de la ciencia se produjo un cambio de visión y actualmente el punto de vista universalmente aceptado es la visión científica que sitúa a la especie humana como una más en la evolución biológica de los organismos vivos de la Tierra, aunque los detalles de este origen y evolución son sujeto de estudio e investigación constante de las múltiples disciplinas científicas partícipes".
Ante lo cual yo no digo ni añado ni quito, sólo copio para solaz y estudio de quien quiera saber, mentiras en él... Y ya me hice un lío gordiano que para qué voy a contar.
.....................
© Juan Rodort, 2017

jueves, 28 de septiembre de 2017

La Creación (del mito sexual, masculino, sin ir más lejos)


O sea, Ádam y Adán, igualitos, siameses, gemelos, dos eran dos (tíos, claro) con sus correspondientes tapadillos, no había Evas sino una simulación, travestida, usurpadora del secreto del Paraíso Terrenal (ella y la serpiente estarían compinchadas seguramente para irse de tiendas y poder comprar trapitos que ponerse). Al Principio eran dos (Adanes) iguales y no está claro quien fue el primero en aparecer, pero parece ser que es el del calzoncillo abultado; el otro llegó con las rebajas y no le quedó más que una r(eb)aja (no se sabe si por delante o por detrás, aunque detrás ya venía equipado de fábrica...). Entonces ¿qué paso? Pues parece ser que se aburrían de lo lindo de estar siempre dale que te dale al mismo juego, por delante y por detrás o sólo por detrás, no está claro ahora quién hacía de mujer... jajajajaja (sic) Se cansaron del jueguecito y para hacer unas risas se pusieron lo primero que pillaron a mano: Ádam tenía una buena mata de hiedra no venenosa y se confeccionó tres piezas que adhirió con fluido corporal del que no vamos a entrar en detalle; Adán se encontró casualmente unos gayumbos que le venían bastante bien porque los había perdido uno de los tres gigantes que custodiaban el recinto (sobrado él en sus cosas) y que al más bajito de los Adanes le vino peripintado pues se le adaptaba perfectamente a sus partes y el color no le pareció demasiado marica pues él siempre fue muy suyo para esas cosas (no como su otro Ádam que a veces perdía más aceite... y que siempre se tropezaba para caer boca abajo y, claro, él no era de piedra... y le caía encima y ya se sabe como acaban esas cosas: p’adentro a toda máquina (pero no vamos a entrar en detalles escabrosos). Y ¿quién los creó? Ah, esa es una buena pregunta, pero que no viene al caso ahora (ni ganas de entrar en más polémicas) pues estamos en el después de la Creación (del mito sexual, masculino, sin ir más lejos).

.....................
© Juan Rodort, 2017

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Variaciones sobre un mismo tema (¿sexual?)


Un tema sexual desde el origen de los tiempos (del hombre, porque es un tema sexual masculino, por supuesto) cuando se introdujo en este plano del intelecto humano el concepto de "pecado". ¿Morder o no morder la manzanita? En sentido figurado lo del mordisquito tuvo su aquel, pero lo que verdaderamente importa en estos momentos es el adminículo (o adminípene) o subterfugio del tapado de una parte concreta del cuerpo humano (masculino, por supuesto); y es esa hojita de parra (en este caso de hiedra, espero que no venenosa porque si no para qué te voy a contar la que se le estará formando ahí precisamente a este chico modelo de gimnasio que va de Adán por el jardín terrenal) y la incongruencia del acto... de morder y taparse al momento. No lo entiendo, porque primero sería el morder, luego darse cuenta de su "desnudez" (que es simbólica, que no se ha dado cuenta nadie de eso ¿verdad?, pues es un símbolo de clarividencia-desnudez, sin tapujos o cortapisas, libre de premisas o por el contrario con todo el "pecado" encima...) y por último el sentimiento de vergüenza (ajena, digo yo) por verse en versión original sin subtítulos. Pero el doble acto (que no sexual, por cierto) de morder y taparse, a mi modo de ver y pensar, es incongruente de todas todas. O él no es el verdadero Adán Smith, no el padre del liberalismo económico... Adam Smith que fue un economista y filósofo escocés del siglo XVIII. Nació en Kirkcaldy (Escocia) el 5 de junio de 1723, uno de los principales autores de lo que se denomina economía clásica. Ejem, ejem... Pedanterías aparte, decía de Adán Smith o Rodríguez o López por el apellido más común de los mortales (sí, hay muchos más pero no va de ese tema) que esta representación del momento del "pecado" es totalmente falsa. Y falso es el concepto de "pecado" (con o sin entrecomillado). Es una invención nacional-sindicalista del siglo 4 por lo menos que es cuando le dieron forma a la lacra que nos está machacando desde entonces. En fin... que a mi entender son más "variaciones sobre el mismo tema (¿sexual?)".
.....................
© Juan Rodort, 2017

martes, 26 de septiembre de 2017

Reina por un día... o dos


O tres días, depende de cuánto le tengan retenido en el  cuartelillo de la guardia urbana, porque lo siguiente que hizo el menda fue bajarse los gayumbos y corretear por el estadio en bolas. Aunque no fue exactamente por eso que le detuvieron y acusaron de mal comportamiento, sino que fue porque tiró la botella ya vacía al césped impoluto; otros dicen que no, que no fue por la botella que ni se rompió con lo cual habría sido más grave, sino que tiró el calzoncillo al público y ahí fue cuando hubo una buena pelea por ver quien se quedaba la prenda sudada y algo manchada de... vaya usted a saber qué por delante y por detrás; los hay fetichistas, nadie recogió el casco de vidrio que quedó en un rincón del córner hasta que el servicio de limpieza lo recicló debidamente. Y la pelea se fue haciendo cada vez más brutal con efectos desastrosos para la ajada tela que quedó rasgada en dos, una parte de delante y otra de las culetas... Hubo apuestas y subasta de los trozos pero ante la falta de más postores que los dos afortunados fetichistas del trapo vergonzoso y caliente lleno de zurrapas y restos de lefa (según dicen, yo no lo vi) la cosa no llegó a mayores y cada quien se arrejuntó con su contrincante formando útiles parejas que desaparecieron del recinto hacia oscuros callejones. Al día siguiente aún quedaban allí los restos de condones usados y asquerosamente manchados de m... (según dicen algunos que los vieron, yo no, que conste). Pero el espectáculo sobre la hierba verde impoluta fue cuanto menos bochornoso porque el muchacho con la ingesta de alcohol y de alguna otra sustancia sicotrópica tuvo un resultado atroz en sus medios y es que no se le empinaba ni para atrás y el espectáculo de sus genitales retraídos fue calamitoso, vamos, de pena. Un cuerpo tan cultivado, tan blanquito, tan sin pelos salvo los indispensables en sus correspondientes oquedades expuestas y al aire deportivo de los gritos de ¡¡¡tápate, tápate, tápate!!! el muchachito se fue corriendo (al trote, que no era de eyaculación fácil, no) hasta los policías que ya le esperaban para darle su merecido... Y ese ha sido el final, que lleva ya dos o tres días detenido en un perdido hostal de carretera, que no en el cuartelillo, donde los dos policías se lo están follando a marchas forzadas día tras días con sus noches, tardes y medios días correspondientes; a la hora del té paran todos para tomar emparedados de pepino y reponer fuerzas... Así le va al muchachito, que ya no puede más de abierto hasta el amanecer que tiene su orificio. Al final sí que tenía armamento contundente, pero en comparación con la armada invencible de los carabinieris, está en desventaja y sólo le sirve para dar rienda suelta a sus largos, largos e intensos espasmos cada vez que le acometen a dúo, que de uno en uno hace dos días que se hartaron del numerito y ahora comienzan las acrobacias... Sí, el  muchachito lo ha conseguido: Reina por un día... o dos.
.....................
© Juan Rodort, 2017

lunes, 25 de septiembre de 2017

Vacío de poder...


¡A mí que me registren! Yo he tomado esta imagen de la Red, ahí estaba al alcance de cualquier cibernauta, así que no me vengan ahora con que ni esto, que si lo otro, que si lo de más allá... El autor firma la foto, supongo que se hará responsable de su significado, yo no alcanzo a saberlo, lo intuyo, le doy el significado que me parece y me parece bien que haya de todo en esta viña del señor... Lo que me parece que desentona un pelín son esas botas, no veo yo qué hace calzando unos botos de pegar patadas en los güevos, salvo que sea eso lo que el autor quiere decir: os pego un buen chute en todas las pelotas pera ir entrando en materia... Así que cada quien que saque sus propias conclusiones y luego podemos hacer un debate o una tormenta de pareceres que ahora se lleva eso de atormentar a la masa con estupideces varias, vamos que a mí me parece que aquí lo que hay es un vacío de poder...
.....................
© Juan Rodort, 2017

viernes, 22 de septiembre de 2017

Así es, si así os parece (pero no, no es así la cosa)

(“Tattoo” by James Childs, 2010)

Ya he subido esta obra en otra ocasión. Pero parece ser que hasta lo que se llama Arte es cuestionado por el Puritanismo emergente, como una de esas ventanitas cibernéticas de las que tanto renegamos, pero estamos inmersos en su alojamiento, en su Red de redes y eso es lo que hay, si lo quieres, bien y si no, ajo y agua...
Antes yo era de los de correo postal y cartas con sellos preciosos que algunas gentes coleccionaban, yo incluido. Pero llegó la era de las comunicaciones, sin entrecomillados ni zarandajas, duro y simple: la verdad es camaleónica. La moralina, lo mismo. Lo que nos quieren vender-imponer como Moral se sea adepto o no, eso ya es harina de otro costal. Para los que son modernillos y han nacido en época donde las harinas salen de los supermercados, diré que antes había unos edificios con maquinaria especializada, un río o regato al lado y que se llamaban MOLINOS, pues con sus ruedas, así nos quieren hacer tragar las cosas (otros, los más devotos dirían que comulgar con ellas, las ruedas de molino). Hay que apuntar que las ruedas de molino no eran para hacer avanzar el edificio por la carretera, no. Las ruedas de molino eran unos artilugios en forma circular de dimensiones considerables que servían para moler el trigo que se les ponía por delante y sacar la blanca harina (lo de separar el salvado es harina de otro costal y ni idea del mecanismo).
Y dicho lo cuál (¡cómo me gustan los paréntesis explicativos, coño!) que es expresión autóctona-local de aquestos lares donde habito, pues hasta... ¿quién sabe cuándo? Porque ya lo dijo el autor de la obra de teatro de allá los años revolucionarios de 1917: "Así es (si así os parece)", el escritor italiano Luigi Pirandello que la define como una "farsa filosófica"...
(Pero no es así la cosa).

¿Y el tatuaje? Pues para ilustrar estas palabras que de nada sirven, total ¿para qué?
.....................
© Juan Rodort, 2017

jueves, 21 de septiembre de 2017

¿Puedo ser un demonio?



A fustigar el cuerpo para que se purifique de todo mal... Mal, muy mal. No son formas ¿verdad? Pues a algunos sí que les gusta la marcha del ¡¡¡Plaf!!! pero no es mi caso. Es un mero pretexto el travestirse d'aquesta guisa para la ocasión que como la pintan calva voy y me toco con un tocado que no con un manoseo como diría un viejo confesor de pecados contritos ya olvidados. Bueno, no está mal sacar los viejos trapitos a relucir, las viejas fotos de cuando a uno le iba la marcha del zurriagazo y tente tieso. Esta imagen se le parece un poco a aquella casi olvidada del tanga de cuero, los correajes tachonados de cadenas y aros metálicos, de tachuelas en las muñequeras y el cockring haciendo juego con el resto del mobiliario, por supuesto que una gorra de plato de cuero con gafas ray ban ahumadas... Pero ahora mismo quedó todo olvidado en la trastienda del siglo pasado, pero me pregunto: ¿puedo ser un demonio?
.....................
© Juan Rodort, 2017

lunes, 18 de septiembre de 2017

Yo también soy un Ángel


Y no el Demonio que algunos quieren que sea. No tanto como este Ángel Arcabucero que he encontado en la Santa Red de Redes donde los internautas nos surtimos de material. Luego que no vengan con acusaciones falsonas de que somos chicos malos que infringimos las reglas... Y es que uno se va entusiasmando y comienza a poner fotos alegres y continúa con más fotos demasiado alegres hasta llegar a explicitas imágenes que sólo representan lo que todo el mundo guarda para sus ojos o los de los allegados más queridos... Y uno siempre ha sido muy generoso...

Y sí, ya sé que dije que no volvería, pero es que soy un mentiroso compulsivo... Muy malo, de verdad, aunque no tanto como para apostar por un puesto gubernamental...
.....................
© Juan Rodort, 2017

jueves, 14 de septiembre de 2017

Castigado contra la pared...



Los tres ángeles de la retaguardia...
Me acaban de bloquear el G+ por "desnudos explícitos" (masculinos, por supuesto). Así es que no podré escribir mucho más en un medio restrictivo e hipócrita donde se miden las imágenes de desnudos con diferentes medidas (¿lo femenino puede pasar?).
Pues hasta aquí he llegado.
¡¡¡Adiós G+!!!

(hasta nunca, no me haces falta p'a ná)
.....................
© Juan Rodort, 2017

martes, 12 de septiembre de 2017

El día que no es hoy (ni ayer)



¿Cómo se puede felicitar a un muerto por su "no cumpleaños"? Pues lo voy a hacer, un año más, con retraso, tres días después del 9 de septiembre pasado (haciendo cuentas tú tendrías hoy ya los 68 tacos y seguirías tan buenorro como cuando la palmaste, amigo mío, en 1998 habrías cumplido los 48; luego dicen que 20 años no es nada...). Y de la que te estás librando, querido amigo; no, no es porque me alegre de que ya no puedas estar aquí, ¡nunca!, si no que a veces pienso que los muertos os estais librando de muchas malas cosas (y de muchas buenas también, no lo niego, pero los malos tragos son más indigestos que los buenos...). Y ahí lo dejamos, una vez más. No voy a repetir que tú fuiste el primer amor post-adolescente, el amigo que nunca fue mi amante como yo habría deseado, pero ¿qué experiencia tenía yo entonces para poder saber si tú eras o no el elegido? Años, muchos años después encontré tu sustituto, aunque no del todo, hay posos de recuerdos que quedan ahí enquistados y son difíciles de erradicar. Mi marido está celoso, o lo estuvo hasta no hace mucho, de ti; siempre me recriminaba que lo mío contigo era una aberración, eso de soñarte, de quererte en sueños (y en vigil), de hacerte el amor (nada de follar) en las madrugadas donde tú volvías a conectar... ¿o era yo el autor de tantas imágenes idealizadas? Posiblemente, sí. Pero no queda otra, tú estás en la otra orilla, yo estoy en esta no se sabe qué dársena de puerto a la espera de mi próximo embarque hacia ¿dónde? Me da igual. Atrás quedaron los resquemores seudorreligiosos del más allá o del más acá... Hoy, pasado ya ese día en que sí pensé en ti pero no escribí nada en tu memoria, hoy te dedico esta flor (un iris inmaculado) con el más puro sentimiento de amor. Amar a un muerto: eso es amor eterno... (digo yo).
.....................
© Juan Rodort, 2017

lunes, 11 de septiembre de 2017

Final de verano, principio ¿de qué? (nada sexual, parece)

En la esquina apareció su cuerpo tan cambiado que tardé un poco en reconocerlo; sí, era el muchachito (el que yo supuse el novio del vecinito de enfrente) pero más fuerte, más musculoso, con el culo marcado en las traseras del pantalón corto, las piernas robustas (¿en tan poco tiempo?) y con vellos dorados, el cuello torneado y su cara de niño travieso pillado en falta, era la misma aunque se diría que con más experiencia, más conocimientos de causa (sexual, naturalmente). Y siguió su camino dejando a El Viajero atónito ante tanta belleza, epatado por la transformación del capullo (no lo fue antes y se supone que tampoco ahora). Pero el cambio no le ha pasado factura al vecinito de enfrente. Él sigue con esa pintilla de zurraspón, sin culo ni relleno en las traseras del calzón corto, sin volumen en sus larguísimas piernas de postadolescente... embutido en la pantallita en su mano derecha, mientras llama al timbre de su casa con la izquierda, espera, vuelve a llamar y al no tener contestación ni apertura de puerta saca las llaves (sus propias llaves, eso sí es novedad) del bolsillo y abre la puerta sin dejar de mirar a la pantallita... Una raspa de hombre, un desperdicio que no ha evolucionado nada en este tiempo. Pero sí en lo peor; tenía un amigo nuevo más horrible si cabe que los anteriores (no el supuesto noviete cachas ahora y que no ha vuelto más por su puerta), era un adocenado cuerpo que se diría mucho más mayor que el vecinito, aparentaba el doble de su edad... Han hablado, el gordito sentado y el delgaducho de pie (con su pantallita eterna en la mano derecha) y al poco el nuevo visitante se ha ido. Entonces El Viajero espía desde la ventana de su casa (una casa en venta, todo hay que decirlo por si alguien estuviera interesado en casa "con vistas" a vecinito que hace números eróticos a través de la ventana de su cuarto de baño...) ha comenzado a elucubrar historias (homoeróticas, por supuesto). Ahí entra el padre del vecinito... los nuevos amigos, algunos de los anteriores... y unas historias pedorras: Final de verano, principio ¿de que? (nada sexual, parece)...
.....................
© Juan Rodort, 2017

viernes, 8 de septiembre de 2017

La visita del rencor (¿sexual?)

Podrías ser tú mismo llegando a mi puerta entreabierta, dejada así a propósito para que tú o alguien como tú entrase sin llamar... Espero a alguien, pero ya lo mismo me da quien sea. Bienvenido a mi puerta, muchacho de rizos de antaño, de cuerpo rescatado del olvido, de mirada que ya me suena de otras veces (¿cuánto me vas a cobrar hoy?).
.....................
© Juan Rodort, 2017

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Paso corto, vista larga... y mala intención

Se me están agotando los recursos imaginativos para disimular las fotos de desnudos explícitos que bajo de la Red para ilustrar mis escritos... en presencia de menores que me acosan por doquier. Sí, estoy siendo acosado por menores en vacaciones que me rodean en los demás aparatos, pantallas y teclados de esta sala pública de ciberespacio. Y hay un enorme cartel en las paredes, otros más con varios informes y prohibiciones, pero éste lo dice muy clarito: ningún menor debe estar solo ante el teclado y el ordenador si no es acompañado por un adulto (que sea familiar, supongo porque yo no me hago responsable de si los menores me miran mi pantalla con tíos en bolas o penes enhiestos y rezumantes; este es un país libre o lo era antes de la llegada al gobierno de los que se han atrincherado en él). O sea. Aquí estoy escribiendo sin imagen escogida todavía para salvaguardar mi intimidad; luego, en un amago rápido escogeré al muchacho más pintado y buenorro. Porque hoy la idea es de desconfianza, no te fíes de las apariencias. Que una piel lustrosa puede ocultar millones de bacterias y enfermedades (espero que no venéreas, que eso es muy antiguo) por eso el aviso del título, que ya lo decía mi tía Eufrasia, que era una santa: Paso corto, vista larga... y mala intención".
.....................
© Juan Rodort, 2017

martes, 5 de septiembre de 2017

Olor a sexo agrio...


No exactamente este sexo que rezuma sus primeros jugos, sino otro sexo rancio (demasiado para ser siquiera humano) de súcubo o súcuba porque es netamente femenino, ese característico pestazo del sexo sin lavar desde ni se sabe, de esa bajada de regla ácida y persistente que se queda a medio metro del suelo o por encima de nuestras cabezas flotando en una verde nube tóxica de efluvios pescados en orillas pútridas de fangosa orilla marítima donde se sancochan en su propio jugo los desechos muertos marinos... Algo indescriptible explota de pronto, cuando menos te lo esperas. Es una cosa inexplicable o posiblemente explicable si la memoria no me falla: comenzó en el piso de la calle de Alcalá, en el ático del 585 aquel, en los años finales del 90 del siglo pasado. Surgió en medio de la habitación y allí se quedó flotando por varios días y noches. Creímos que eran las cañerías atascadas, la basura (aunque no habíamos comido nada de pescado ni dejado sobras que contuvieran trazas de almejas, chirlas, mejillones en mal estado, podridos y para ya de vomitar ¿quieres?). Comenzó allí a finales de los noventa, continuó en la siguiente casa, allí se instaló preferentemente en el baño a metro y medio de altura, en un rincón. Aparecía cuando menos lo esperábamos. Luego desaparecía de improviso dejándonos confusos, intrigados. Siguió en otras ciudades a largas distancias, pareciera como si nos siguiera o que se había venido pegado a algún trasto doméstico o en nuestras mentes. Porque cosa curiosa, siempre florecía cuando había alguna desavenencia nuestra, pequeñas discusiones domésticas sin importancia. Allí estaba de nuevo el olor, la peste a sexo agrio de chocho sin lavar desde siglos... Un ascazo, sí, la cosa nos siguió durante varios domicilios más, atenuada, más dilatada su presencia, raras veces en los últimos años, pero de nuevo, en la nueva casa ha aparecido ese olor a sexo agrio...
(¿Continuará?)
.....................
© Juan Rodort, 2017

viernes, 1 de septiembre de 2017

Cuando llegó Septiembre... (Come September)

Septiembre nos pilló en la playa, sucios de arena, revolcados en nuestra concupiscencia y con esas horribles trencitas de rastafari que te dejaste hacer por aquel niñato que bien que nos lo pasamos por la piedra, tú y yo, los dos en aquella playa misteriosa (hasta que llegó el rastafari de las narices y tú te encaprichaste de su pelo...). Misterio que quedará sin resolver. Tú estás desaparecido y el muchachito de las trenzas (ese de la foto de arriba) está conmigo ocupando tu lugar. De nada nos sirve escuchar la vieja melodía de los años 60, tú no volverás (estás muerto, lo sé, es un pálpito) porque el dije que yo te regalara sigue luciendo en el cuello del rastafari que me sigue volviendo loco; él y sus dos amigos que se han instalado con nosotros... Mientras la música de aquella canción que yo escuchara en mi juventud viendo la peli de Rock Hudson y Gina Lollobrigida se repetirá en mi cabeza cada vez que vea esta foto tuya, suplantación de la de mi anterior novio (desaparecido en combate amoroso, eso me dijiste, pero yo creo que lo asesinaste para quedarte conmigo...). La letra vuelve a mi memoria:
"Cuando llegue Septiembre
todo será maravilloso.
Cuando llegue Septiembre
se ocultará la luz mas pronto.
Y la noche sin final
será el encanto de Septiembre
para mí.
Por que así más tiempo habrá
de oscuridad, de intimidad,
de estar muy solos.
En Septiembre tu amor,
me dices que al fin,
tendré por siempre.
Y es por eso que yo,
tú sabes que estoy
tan impaciente.
Y la noche sin final
será el encanto de Septiembre
para mí.
Por que así mas tiempo habrá
de oscuridad, de intimidad,
de estar muy solos.
Cuando llegue septiembre
no vivirán las mismas rosas.
Cuando llegue septiembre
tu vivirás conmigo a solas..."
...O en buena compañía, cuando llegó este Septiembre tú te cortaste las coletitas al igual que tus amigos (¿para disimular vuestro crimen?) y aquí estamos los cuatro juntos, viviendo en armonía, que uno es soledad, dos son pareja, tres son multitud, pero cuatro... es (Come September) perfecto.
.....................
© Juan Rodort, 2017

jueves, 31 de agosto de 2017

Sexo imaginario

Esta mañana el tiempo está cambiante y eso me afecta más de lo que quisiera, o sea, no quisiera que me afectasen los cambios de tiempo (atmosférico, de los de edad mejor ni lo pienso). Pero echaba en falta una cierta tranquilidad, la de antes de que llegasen los veraneantes, las piaras de nenes vocingleros y adictos a las pantallitas y los jueguecitos de internet... Me dicen que eso es lo que hay, fíjate tú qué cosa ¿no? Ajo y agua... Pues recuerdo que no hace ni tan siquiera cincuenta años (jajaja, no es broma) las cosas pintaban de otra forma (grises, las fuerzas represivas iban de gris y así se los identificaba sotto voce), pues no, no quiero volver la vista atrás para comprobar que el camino recorrido ha sido tortuoso y vertiginoso desde estas alturas de mi vida (68 tacos se dicen pronto pero cuesta mucho escalarlos año tras año). Color, sexo, aire fresco y libre... Grisura, represión, asfixia-2... Contrastes vistos de frente. Si tuviera que elegir desde luego que me decantaría por el color aunque le quite esa magia a las imágenes en blanco y negro o tonos sepia o grises cadencias misteriosas... No estoy seguro de la elección, pero con tal de que sean imágenes frontales del desnudo masculino (¿acaso alguien creía que hablaba de otra cosa?) lo mismo me da, quizás prefiera lo fácil: color. Uno ya no está harto de disyuntivas y de sexo imaginario...

Sex o no sex... No hay color...
.....................
© Juan Rodort, 2017

lunes, 28 de agosto de 2017

¿Funciona o no funciona... el sexo? (masculino, por supuesto)


Y digo yo: ¿el verano tiene algo que ver con el mal funcionamiento sexual o a ti te encontré en la calle? Pues a este morlaco me lo encontré en la playa de La Magdalena intentando hacer de la suyas, o sea: nudismo, naturismo, despelote y descipote... que el muchacho iba bien sobrado del tema a mi corto entender. Y digo yo: En verano ¿funciona o no funciona el sexo? (masculino, por supuesto).
.....................
© Juan Rodort, 2017

viernes, 25 de agosto de 2017

Memoria de tu cuerpo joven


Tantos años desde aquel otro verano en Ibiza... Tu joven cuerpo habrá madurado hacia curvas y rellenos propios de la edad y otras cosas que se van dejando de lado sin importarnos el qué dirán, ya estamos acostumbrados a vernos a diario ante ese espejo acomodaticio de nuestro cuarto de baño, cada mañana, imperceptibles cambios han dejado irreconocible aquel hermoso y turgente cuerpo blanco de hace cuarenta años. Ibiza era entonces el rescoldo de otros tiempos más amables y tú llegaste allí -al igual que yo- esperando encontrar o soñando una fantástica aventura: tú y yo. Lo conseguimos durante ¿cuántos días? Mi memoria se oscurece cuando te pienso inmaculado delante de mis ojos asombrados de tamaño portento; tú eras entonces el súmmum de lo que yo esperaba encontrar: la Belleza. Pero la isla era entonces un paraíso terrenal (aquella discoteca se asemejaba bastante a ese paraíso de un solo verano capturado en nuestras mentes para siempre), "Ex-Paradís" surgió muchos años después rememorando aquellos días en Ibiza, aquellas noches mágicas junto a tu joven cuerpo de dios despistado junto a mis manos condenadas a perseguirte en la memoria de los años transcurridos, memoria de tu joven cuerpo...
.....................
© Juan Rodort, 2017

martes, 22 de agosto de 2017

Áspera espera desesperada

Un buen día te levantas y descubres que él ya no está, no porque se haya retrasado anoche entre otros brazos secuestrado-prisionero-ocultado, no, es que ya no va a volver más. Sus cosas han desaparecido (algunas de las tuyas también, pero eso ahora no tiene importancia, ya habrá tiempo de lamentaciones después) y en ese armario semicompartido queda un enorme hueco, más que físico, de ánimo desgarrado, de algo que tú creíste amor para siempre y ¿qué ha durado? Sí, dos semanas ya eran para ti el amor de tu vida, pero es sólo el tiempo en que él pudo encontrar otra casa, otros brazos y otro primo que le mantuviese hasta que se diera cuenta de qué juego es el suyo.
No es consuelo de tontos el saber que hay otros afligidos, que han sido igualmente desplumados por el mismo chulo... Sí, no te engañes, él lo era (lo seguirá siendo hasta que su cuerpo aguante), un pedazo de carne de alquiler barato; dos semanas a tu costa (y algunas cosas de valor más sentimental que económico desaparecidas en el entretanto), pero eso son los gajes de que lleves a desconocidos a tu casa y te los instales como si ya fuera para siempre... Para siempre, ya lo cantó el genial e irrepetible Fredy Mercury...

Queen - Who Wants To Live Forever

QUIÉN QUIERE VIVIR PARA SIEMPRE

No hay tiempo para nosotros
No hay lugar para nosotros
Qué es esta cosa que crea nuestros sueños que a pesar de todo se nos escapan
Quién quiere vivir para siempre
Quién quiere vivir para siempre
No hay oportunidad para nosotros
Está todo decidido para nosotros
Este mundo tiene sólo un buen momento desechado para nosotros
Quién quiere vivir para siempre
Quién quiere vivir para siempre
Quién se atrevería a amar para siempre
Cuando el amor debe morir
Pero toca mis lágrimas con tus labios
Toca mi mundo con tus dedos
Y podemos tenernos para siempre
Y podemos amar para siempre
Para siempre es nuestro día de hoy
Quién quiere vivir para siempre
Quién quiere vivir para siempre
Para siempre es nuestro día de hoy
Sin embargo, ¿Quién espera para siempre?...


Áspera espera desesperada.
.....................
© Juan Rodort, 2017



viernes, 18 de agosto de 2017

Piel de leche (con o sin chocolate encima)

Era blanco como la cal de la pared. Cada vez que se exponía a los rayos solares enrojecía hasta convertirse en Caperucita Roja en versión original sin subtítulos. Él no era de por aquí, eso se le notaba de lejos y mucho más desnudo en la playa donde era una metamorfosis del blanco níveo al rojo púrpura del Cairo. Él era así de blanco. Pero llegó el negro aquel y le puso las pilas por delante y por detrás; desde entonces está tostado por las dos caras y enrojecido por las partes internas... ¡Qué tendría el negro, ay madre! Chocolate con leche, pero no mezclado, sino agitado, a temperatura ambiente... La de este verano, bastante cálida para estar en el norte del Norte norteño. ¡Véngase uno a vivir a estos páramos de hielo para que el clima cambie y nos convirtamos en la playa tropical de moda! Vivir para ver y para creer... en lo que sea. Yo, ya no creo en nada. Palpo y medito sobre lo palpado; luego, repito si se dejan palpar... que se dejan las más de las veces. Y es que vienen a lo que vienen todos los años, desde hace una corta temporada, porque antes esto no era así, no, no señor. Antes llegaban con sus trajes de neopreno de tobillos a cuello o con capucha para hacer el canelo en estas aguas gélidas llenas de olas traicioneras, pero es que siempre hubo un roto para un descosido... lo que quiera que eso signifique, yo, nunca coso, cuando se descose o rompe... a la porra la ropa usada (luego vienen los traperos y hacen su agosto con ella en los países más sureños, con tal de no mirar... la conciencia no sufre). A la moda siempre. Este año toca bañadorcito celeste escasito de tela para mostrar el puvis de Chabannes, blanco pubis 
(1. Parte inferior del vientre, próxima a los órganos sexuales.
2. ANATOMÍA. Porción anterior e inferior del coxal (hueso de la pelvis), de forma alargada y posición oblicua.
)

Piel de leche (con o sin chocolate encima).
.....................
© Juan Rodort, 2017

jueves, 17 de agosto de 2017

Mirar tu cuerpo desnudo

 Todas las mañanas del mundo, mirar tu cuerpo desnudo, tu mirar que me mira, tu espera que adivina qué posesión más prefiero tener de tu querido cuerpo... Cocinar tu carne en mis labios, deglutir tus besos en lo profundo de mi ser hambriento de tu piel... Mañanas de cálidos encuentros nocturnos olvidados, disimulados por el aquel del qué dirán si nos vieran juntos, la diferencia de edades, de cuerpos: tu belleza recién estrenada de cuerpo post-adolescente, mi belleza terminada de hombre que sabe mirarse al espejo de su alma solitaria... Tenerte es ya un milagro, mirarte es un suplicio de Tántalo redivivo que quisiera volver a su antigua esencia de carnes firmes e inocentes (cuando la inocencia era ignorancia de caricias). Y ahí estás, parado en mi cocina que no sabría si cocinarte o comerte crudo y después morirme para no tener más consecuencias... Ahora vienes a mi cuarto de almohadas y arrugas en las sábanas trasnochadas de cuerpos revueltos y anodinos encuentros de joven inexperto que dejó su mística erótica en otras camas de jóvenes amigos, colegas de colegio, residentes de esta colonia de verano que son mis manos reverdecidas al tocarte... Desmayado cuerpo, desperezado cuerpo, abierto cuerpo... Mirar tu cuerpo desnudo.
.....................
© Juan Rodort, 2017


miércoles, 16 de agosto de 2017

Osito relleno

Como un tonelillo lleno de miel y cerveza, así me he quedado después de celebrar tanta fiesta de cumpleaños, tantos santos y tantas reuniones de familia, sin otro ejercicio que estar sentado a la mesa o en el sillón comiendo bombones de rico chocolate rellenos de más chocolate y deliciosas tartas cubiertas de chocolate negro y relleno de mermelada de cereza... todo casero, hecho en casa, preparado para estos acontecimientos festeros que llegan entre Julio y Agosto todos los años. Y mi cumpleaños, por supuesto. Todo ello aderezado con suculentas comidas y meriendas-cenas donde la guinda del pastel ha sido precisamente la tarta casera (ya voy teniendo práctica y me salen riquísimas, además) con recetas inventadas y sobracargadas de dulce dulcísimo. Ideal para angordar la tripita incipiente que ya llevo durante todo el año... Ahora es una tripa de cervecero que no bebe cerveza y sí traga dulce a manos llenas. Otro año como el pasado, otro año más de engorde... pero merece la pena mientras está en la boca paladeando el sabor de los diferentes ingredientes. Ahora no puedo quejarme, no debería. Nadie me obligó a comer dulces. La foto da una idea de mi estado de felicidad completa: Osito relleno.
.....................
© Juan Rodort, 2017

lunes, 14 de agosto de 2017

Ya solo falta 1 para hacer 69


Y es que ya lo dice el refrán: “El buey sólo, bien se lame”... Y que a falta de pan, buenas son tortas o dulzainas variadas, chocolates o caramelos, bombones, chupachups...
Cumpleaños y un día, no duele nada pero el resacón de ayer es bestial, parece como si una locomotora llena de elefantes me hubiera pasado por la cabeza...
¡Como para chupeteos estoy hoy!
.....................
© Juan Rodort, 2017

Puro sexo animal

Puro sexo animal
Eran demasiado inmaduros para darse cuenta que lo que creían amor sólo se correspondía con deseo de saberse deseados, de puro sexo animal producido por sus excesos de testosterona...
.....................
© Juan Rodort, 2017

jueves, 10 de agosto de 2017

Vacacional o vocacio-anal, simultáneo, de dos en dos


Hasta quedar con la visión en blanco y negro... Tres facetas de copulativa unión de las muchas e imaginativas de las series que enlazar pudieran, no solamente de a dos en fondo sino duplicadas vergas competidoras por ver cual se llega más adentro de la caverna oferente que recibe el doble don (no es el caso en estas tres muestras aleatorias).
Explicación de las imágenes, por si alguien no lo entiende:
1.- Izquierda: Sentado, a horcajadas, de frente los dos vientres.
2.- Centro: De rodillas genuflexorias dúplex, uno sobre el otro, espalda bajo pecho que sube y baja haciendo émbolo taladrador al mismo tiempo.
3.- Derecha: Agotador ejercicio que nos lleva a ver en blanco y negro después de muchos orgasmos duplicados, es entonces cuando se reposan los cuerpos uno sobre el otro, los dos bocarriba y unidos por una columna palpitante que entra y sale mientras la mano del de arriba retira sus redondos atributos colgantes para una mejor visión de la operación en el espejo enfrentado o en la cámara espía del que suscribe, que no forma parte de estos ritos copulativos y, disyuntivo, se acopla al teclado como único consuelo a su sola compañía...
Aunque sabe que cuando llegue a casa le espera un paciente dildo que no le va a montar escenas de celos por estar visionando coitos anales ajenos, precisamente, pues es todo él de látex y silencioso (copia exacta del de un afamado modelo pornográfico, que dice que “no entiende”).

.....................
© Juan Rodort, 2017

miércoles, 9 de agosto de 2017

Sexo (o-x-es) simétrico

Reflejo e impronta del instante anterior a su alzamiento, libre de rojas ataduras que le circunscriban a un encapuchado esfuerzo por salir airoso, ahora ya independiente de elásticas costuras que descienden por inclinadas columnas musculadas llevando albos capiteles como grupas nacarinas que se han hurtado a los rayos solares en la zona del deseo, posterior y anterior, oculto ahora por muscular brazo-hombro-pose de bajarse al pilón para estar ya espléndido en su alzada; rutilante piel tallada en una sola institución que debiera ser festivo para todos, cual portentoso es su talle, cuando se dé la vuelta y muestre un sexo (o-x-es) simétrico.
.....................
© Juan Rodort, 2017

martes, 8 de agosto de 2017

Estimulante sexo (de aperitivo)


Desnudos, sobre la vieja alfombra del estudio, los dos cuerpos enlazados y rechinantes en tántricas caricias no por ya sabidas y repetidas menos lujuriosas que otras veces, así, a través de los años en que sus conocidas pieles se asemejan a hermanamientos copulativos que nada tienen de asimétrico incesto.
Ellos ruedan ahora por el suelo en saltos rítmicos de jadeos...
Compás de espera entre dos orgasmos simultáneos, sus voces ahogadas en susurros son chorros más calientes que sus propios estentóreos y convulsos pulsos.
.....................

© Juan Rodort, 2017

jueves, 3 de agosto de 2017

Sexo maduro en el Jardín de Príapo


No todo van a ser hortalizas o flores silvestres o asilvestradas en macetas, ni frescos veranos nórdicos. Hay otros jardines de madura belleza en que la piel se redondea en formas que se van modelando al calorcillo sereno de la siesta; es entonces cuando entra en juego la regadera, la manguera, la ducha fría para atemperar los calores de la carne en su punto álgido de cochura, caliente textura de sedosos muslos y férreos brazos por no decir del portento pectoral que se adelanta al frente en redondas contorsiones rítmicas al mero contacto acuático del elemento asido en manos expertas; es entonces cuando se erectan los penes de luengas melenas rizadas y contrapesos bamboleantes a ritmo de chorro, a manguerazo limpio para calmar la urgencia de esa piel cálida, tórrida, ardiente al máximo, que agiganta el recto proceder del modelo hasta límites insospechados de eyaculante lujuria contemplativa... Adoración del sexo maduro en el Jardín de Príapo.
.....................
© Juan Rodort, 2017

martes, 1 de agosto de 2017

El reposo del guerrero (después de una batalla sexual, homosexual por supuesto)


No sé por cuál de los dos guerreros decidirme, para plantarles batalla de nuevo claro que parece que muy cansados no estén después del maratón de culos usados y tirados a la basura, total, una vez abiertos ya no tienen ninguna utilidad ni emoción. Lo importante es el desflore, el desvirgamiento bestial, el destroce bruto con desgarros esfinteriales de primer o quinto grados que no sé yo cómo se mide eso del desgarro virginal de jóvenes recién salidos de su armario, joven armarito de cuarto de adolescente recién iniciado en el culto priápico por algún amiguito mayor en muchas cosas, no solamente en edad sino en envergadura de las partes medias...
Y no quiero con esto hacer apología del acoso juvenil, pero es que van provocando. Ayer mismo en la biblioteca del pueblo de al lado, un muchachito o no tan muchacho ya porque tenía pelos por todos lados incluida una mata de pelo ensortijado que le caía por la frente en guedejas que ríete tú de los efebos griegos de esas esculturas recuperadas del fondo oceánico o mediterráneo sin ir más lejos; esos muchachos que ya están más que en flor desgranada por unas expertas o inexpertas manos o bocas o esfínteres ajenos a su voluntad, que ellos no saben nada, que ellos no quieren ¡oiga, que yo no soy marica! Pero ahí estaba el muchacho bajando las escaleras de la planta de estudio hasta la sala de ordenadores donde servidor sufriente de estas visiones pletóricas de sensualidad homófila, él bajaba despacioso, contoneándose los escalones de madera sin contrahuella con lo cual se le veían todos los vellos de las piernas al bajar de espaldas y luego de frente, él bajaba despacio, desfilando para mis ojos atónitos de tanta belleza idiota porque algo idiota sí que era el chaval, que quiero pero que no quiero que me mires, pero mira y refocílate con mis culos (dos, tenía dos hermosos culos separados por la raja del pantalón corto ajustado a las redondas nalgas apretadas por unos calzoncillos blancos supuestamente porque no se le transparentaban pero él se sacudió un elástico que le apretaba la nalga izquierda cuando luego subió después de fumarse su cigarrito en la calle o darse unos manoseos en la polla (hermosa por el abultamiento) al sacudirse la última gotita después de mear (¡¡¡ahhhhhh!!!).
Pues yo le hubiera bajado los calzones allí mismo y empotrado contra los escalones a la vista de los cuatro que estábamos en los ordenadores y la simpática bibliotecaria que seguro habría aprobado mis manera rudas y contundentes para poner en su sitio al muchachito provocador. Y es que van provocando y luego pasa lo que pasa... ¡Que uno no es de piedra, coño!
.....................
© Juan Rodort, 2017