martes, 31 de marzo de 2015

Nuevas confesiones de un mariquita joven


                     Tenían 16 años -él los cumplirían en agosto y su amigo Pedro en septiembre-, eran amigos desde el primer curso de Bachiller, amigos íntimos aunque no tanto como él desearía serlo, una intimidad más corporal, más próxima; acercarse a Pedro, sentir su cálido aroma adolescente le embriagaba hasta llegar casi a un orgasmo. Tenía que contenerse para no lanzarse en un abrazo que ya la primera vez fue malinterpretado por su amigo y quedó bien claro que no era partidario de esas efusivas demostraciones de cariño que estaban bien en los maricas y no en unos tíos como ellos... Se sintió tan, tan defraudado, tan avergonzado de su intento de abrazo que no volvió a repetirlo más pero su instinto le obligaba a acercamientos más allá de toda precaución. Muchas veces le pasaba el brazo por el hombro. Pedro siempre se lo retiraba y la hacía un gesto de desaprobación con la cabeza sin decir nada, pero sus profundos ojos negros centelleaban de coraje. No quería tener gestos que los pudieran relacionar con los maricas. Ni en privado, cuando en su casa (Pedro tenía su propia habitación al ser hijo único) se enfrascaban en lecturas, las cabezas muy juntas sobre el mismo libro tomado a escondidas de los "libros prohibidos" del padre de Pedro, o recostados en el pequeño sofá del cuarto -Pedro tenía un equipo de música- escuchando uno de esos elepés de música estereofónica (era también cuadrafónico, una delicia para él que tan sólo disponía de un magnetofón de un solo altavoz que su hermano había traído de Alemania, en donde trabajaba como muchos de los españolitos de esa época); nada del otro jueves en cuanto a los gustos musicales de Pedro. Él descansaba la cabeza en su hombro, lo hacía poco a poco, escurriendo el cuerpo hasta quedar pegado al de su amigo. Su calor, su olor... ¡cómo le habría gustado besarle! ¿Cómo sería besar a otro chico? Se ponía malo de sólo pensar en sus labios rozando los labios de su amigo... en bajar su mano hasta la bragueta y bajarle la cremallera... Una erección inoportuna le cortaba estos pensamientos.

Y, ahora, estaba retirando la mesilla de noche que le separaba de la cama de Pedro. A oscuras, en el más absoluto silencio, con el corazón desbocado... No tan en silencio como él pudiera desear.
Pedro no estaba dormido, atendía a esos leves, ahogados jadeos de su amigo. No comprendía qué estaba haciendo en la oscuridad. Luego vino el amortiguado arrastras de la cama... Las dos camas juntas, sin la separación de la mesita de noche.
Una vez despejada la zona de combate -pues eso era aquello, un campo de operaciones de un imaginario combate amoroso, sin saber las reglas, inventándoselas a medida que pasaban los lentos segundos que duró el juntar las camas-, acostado de nuevo, su mano se deslizó entre sus sábanas para adentrarse en las de Pedro. Sentía ya el calor de su piel... Un intento más de aproximación, ahora con todo el cuerpo; se había metido en la cama de su amigo. Estaban los dos juntos... pero fue un solo instante. Pedro se levantó de golpe, revoleando las sábanas, dejándole desnudo -¡había tenido la osadía de quitarse los calzoncillos!- ante la luz que casi al mismo tiempo encendía... Allí estaba, de pié, le miraba furioso.
Él se tapó como pudo con una de las sábanas, balbuceando disculpas, a punto de arrasarse en lágrimas de vergüenza. Pedro había dado la vuelta a las camas y, de pié frente a él, le aferraba por los hombros zarandeándole como a un muñeco de trapo, gritando en sorda voz para que ninguno de la casa les oyera, insultándole (¡¡¡maricón!!!)...
Él hubiera preferido que su amigo le pegase, le destrozase allí mismo, pero no, Pedro le soltó y, sin mirarlo siquiera, volvió a acostarse, tiró de la sábana y se tapó hasta la cabeza, dándole la espalda.
Todavía incorporado en la cama se quedó paralizado, frío, sudoroso, tiritando de miedo... Bajó de la cama y alcanzó su calzoncillo, tirado un poco más allá; se lo puso, apagó la luz e inmediatamente, con sumo cuidado para no hacer ruido, fue poniendo los muebles en su sitio.
Una vez todo vuelto a su estado anterior se acostó, con un tiritar nervioso que estalló en amargo llanto. Estuvo así, llorando, hasta que el cansancio le venció y se durmió.
Pedro le oía llorar pero su furia le impedía siquiera aproximarse a aquel marica... ¡No, su amigo no era así!

Entraba el sol por entre las rendijas de la persiana de la ventana del dormitorio. Despertó asustado, miró hacia la cama de Pedro, la vió vacía con las sábanas arrugadas y caídas al suelo. ¿Dónde estaría Pedro? ¿Y qué iba a hacer él? ¿Lo sabrían ya los padres, Pedro se lo habría contado? Se vistió. La familia estaba desayunando en la mesa de la cocina. Comentaban los arrastrones de muebles que "los vecinos" habían estado haciendo durante la madrugada... Él desayunó en silencio. Ni se atrevía a mirar a la cara a su amigo. Dijo que iba a pasear y salió solo. Caminó hasta el puerto, se detuvo en una calita entre los espigones y allí desahogó su llanto, su vergüenza, su frustración, su ira... su miedo.
Ese día había un servicio religioso en la iglesia del puerto. Una iglesia con el techo en forma de barco visto desde dentro del mar, con los lucernarios cenitales dando esa luz de fondos marinos... Rezos y cánticos de pedir perdón por sus pecados. Desde la puerta -no se atrevió a entrar más a dentro, no se sentía digno- estuvo mirando la ceremonia. Y no podía arrepentirse de lo que había hecho esa noche, es más, lo deseaba más que nunca. Deseaba a su amigo, era fiebre lo que sentía por él, por poseer ese cuerpo de piel morena y caliente, por poder estar dentro de él o que Pedro le poseyera -como quiera que se hiciera eso-. Seguía siendo virgen. Ignorante de lo  más elemental. Imposible pedir información. ¿Qué hacer? Sintió que la humillación le machacaba el cerebro. Había defraudado a su amigo. Pero él le amaba. Le deseaba...
Los rezos terminaron. Incienso, procesión, cánticos... Él estaba fuera de todo aquello. Él estaba fuera de la vida de Pedro. Y eso no podía soportarlo...

Hallaron su cuerpo magullado por los embates de las olas sobre los bloques del espigón.
........................ 
© Juan Rodort, 2015

domingo, 29 de marzo de 2015

Días de vino y rosas



29 marzo 1978
(PRE-TEXTOS Diario futuro para una espera -o varias-, fragmentos)

                             Cuando el jardín donde te sueño se hace intransitable
                             en atropellada sucesión de libertad y tristeza,
                             qué imposible amor vacío de mar y noches
                             canta en esa nada por mi esculpida;
                             es un vacío de amor soñado en jardín lesbiano.
                             Los latidos y la penetración en ritos ya establecidos,
                             -que no sabemos por qué son ritos y lo aceptamos-
                             las caricias homosexuales al mármol realizado
                             y tantas cosas ocultas en los planos donde sueño
                             dejan suicidios, tantos suicidios a través del día...

                             Día estampado en días de profundidad pasmosa.
                             Intensifiqué los momentos (no quiero repetir siempre lo mismo),
                             me olvidé en tu cuerpo que fue marcando en mí tantas cosas...
                             Tu cuerpo gemelo. Me olvidé allí y no sé las palabras
                             para descubrirlo.
                             La noche se hizo amanecer continuado y las células
                             bañadas en prisas de relojes fluían acariciadas.
                             Quiero expresar mi violencia intraducible
                             que todas expresiones agolpadas son pocas
                             y subir.  Quedé atado a tus besos tan arriba...

                             Pasaron días de vino y rosas
                             embriagado en su alcohol y su perfume.
                             La nostalgia por la huída. Olvidé
                             tu cuerpo de tanto amarlo (gastadas manos),
                             tu mágico cuerpo me asediaba.
                             Las noches fueron más terribles. Los penes
                             silbaron visuales como enhiestas humaredas
                             y olvidé los tiempos olvidados de la espera,
                             olvidé tantas cosas no pensadas... Cuando quise amar,
                             cuando tantas cosas no fueron hechas. Amé tu cuerpo
                             mientras el mío se alejaba de las estrellas
                             (¡cómo lloraban solitarias noches!). Los días
                             pasaron sin saber su paso. Dejé olvidados besos
                             en un lugar oscuro (en tu cama de tristezas)
                             y en oscuros almohadones. Las noches presagiaron esta huída,
                             de atrasado amanecer y de disculpas...

                             Yo soñé un jardín, una casa y una huída.
                             Yo soñé los palacios y esta playa invernada;
                             la azul monotonía de mis sueños plagió
                             la casa y el jardín. La luz rompió las distancias,
                             el jardín repetido surgió anoche. Yo no sé,
                             caricias recordadas y un lento girar de músicas,
                             el mar y alguna tarde... ¡Qué luz!  Los días
                             de vino y rosas boquearon tu rincón amatista;
                             vino a mí cargado de tristeza, soledad
                             mis manos escurrían. Yo pensé un sueño
                             y paisajes de otros sueños repensados...
...................... 
© Juan Rodort, 2015

miércoles, 25 de marzo de 2015

Que delícia tá gostoso...

(Leandro Alves, foto tomada de su G+)

Ver, gozar, admirar, degustar, deglutir, tragar tu piel hasta la última célula salada por el mar.
El viajero quedó impresionado por ese gesto sensual del cuerpo de Leandro surgido de las espumas como un ninfo o un diocesillo travieso y amoroso que quisiera pervertir a los humanos mortales con su mórbida presencia. Concupiscencia marítima es su carne saturada de yodo-sudor-néctar que chupar, lamer, sorber quisiera el viajero en este momento de paroxismo digital...
Como un Juego de la Oca fue el viajero ha saltado de foto en foto hasta llegar a este buen hombre que, justo hay que reconocer, es lo más parecido a aquel amigo desaparecido con el que el viajero sueña con tanta frecuencia sueños húmedos, lujuriosos; sueños vetados cuando estaban juntos en aquella edad temprana, pasada la adolescencia. Esa edad que se quedó fijada en la memoria del viajero. Esa imagen del cuerpo de su amigo, idéntica al cuerpo desnudo de Leandro; el mismo gesto, los mismos músculos, el pelo agitanado y mediana barba de hombre principiado... Y ese bulto circunflejo en la entrepierna... Total y definitivo.
......................... 
© Juan Rodort, 2015

lunes, 23 de marzo de 2015

Marzo faltó a la cita del 79


23 marzo 1978
                             Todo hacia ti, por ti desencadena;
                             lo sabes, me angustias con falsa ignorancia
                             partiendo (desintegrando) sensibilidad y órdenes.
                             Los rayos superponen noches olvidadas de presagios
                             y vuelta al Sur isleño, atómico camino de Paz en los desiertos,
                             en sus cuevas humanas de inspiración primordiales.
                             Quiero descubrir un paisaje soñado tantas veces
                             que amenaza borrar mares y palacios si no lo encuentro.
                             Paisaje comprometido, última supervivencia,
                             cuando el tiempo caiga sin girar hasta otro siglo,
                             cuando el mismo giro sea un latigazo en nuestras vidas.
                             Tú lo sabes...

 23 marzo 1980
                             Hoy escribo tu cuerpo imaginado en otro
                             y un espacio también imaginado
                             de antiguos poemas
                             y otras gentes sobre playas venteadas a sol y atardeceres.
                             Hoy, ayer hizo un año,
                             reencontraba mi casa y mis gentes,
                             amigos y amantes que habitan en mis sueños.
                             Hoy podría quedar sentado, esperando el tiempo
                             sin tener ya tiempo para imaginar olvidos,
                             de tantas cosas que no hice.
                             Hoy la casa y el jardín habitan un pasado
                             de sueños y azules mares paseados. Tus ojos
                             diametrean el espacio más que nunca.
                             Yo quisiera solo que tu aliento calentase mi mano
                             y que algún día tu amor yo tenga.
........................ 
© Juan Rodort, 2015

sábado, 21 de marzo de 2015

Tres patas para un banco

(© Lin Jinfu 林金福)

                    "¡Vaya tres patas p'a un banco!" se dice cuando varias personas demuestran ser muy inútiles y también cuando forman un grupo de gente bastante curioso...
Pero estos muchachos que tengo enfrente, ahí abajo en la plaza, sentados en uno de los bancos ya forman parte del mismo. No son los genuinos "Banda del Moco" -que pasaron a mejor o peor vida- sino que me parece reconocer a los restos desperdigados de varias bandas mocosas de años anteriores. En todo caso es curiosa la disposición del cómo están sentados. El banco tiene delante un frondoso árbol que me impide verle la cara a uno de ellos desde este balcón, pero desde la habitación contigua he podido verle la cara (con prismáticos, por supuesto). Y ese es el secreto del cómo están sentados. Los dos que tiene a su izquierda están sentados uno a su lado y el otro encima, en el respaldo del banco, pasando las piernas por los costados del de abajo... Una posición que me ha dado la clave para saber la historia que se traen entre manos, o entrepiernas... El muchacho (porque no deben tener todavía los 18 años) que está tapado por el tronco del árbol tiene un rostro bellísimo, armonioso, de bozo o semibarba descuidada, pelo alborotado, ojos ausentes que adivino majestuosos al mirar, cautivadores... y unos labios sensuales. Ese es el motivo porque sus acólitos están pendiente de él, no de que esté jugueteando con su móbil-guasa, no. Están pendientes de sus movimientos, arrobados, arrebatados de lujurioso placer oculto al mirarle con embeleso, adorándole... El que se sienta sobre el respaldo, a su vez, está más que subyugado por el que tiene entre las piernas. Le imita en todos los movimientos, en la pose de la mano que tiene el cigarrillo -los dos fuman y escupen a su lado izquierdo, para demostrar lo machos que son, queriendo ocultar que ya han tenido algo más que un escarceo sexual-. Ese estudio de movimientos paralelos me lleva a esa conclusión. Estos dos ya han conocido los "placeres ocultos" y están esperando completar el círculo con su adorado amigo, que parece no darse cuenta de esa adoración-deseo...
¿Que es una historia muy traída por los pelos? Pues cosas más  liosas se han visto en películas y a todo el mundo le parecen bien, que el guión está bien construido... ¿Por qué no esta historia de amores-deseos en triángulo?
Falta el análisis del que está sentado entre las piernas del que se apoya en el respaldo. Ese es la clave de esta historia. Él es el motor de las pasiones que se van a desatar. El que se deja amar por el que ahora tiene a su espalda mirándole la nuca, abultándosele el paquete al pensar lo que hicieron anoche... De un salto ha bajado del banco. Se le nota el abultamiento. No tiene mucho culo, lleva el pantalón bajado, mostrando los calzoncillos estampados que tapa en un instintivo gesto de pudor bajándose el "nosesabequées" que lleva parecido a un gersey con amplio cuello que puede servir de "verdugo"... una prenda demasiado femenina, un gesto de arreglarse el cuello poco masculino. Pero ninguno ha reparado en eso.
El muchachito que falta por analizar es un canallita que sabe lo que se trae entre manos y entrepiernas... Y desea al guaperas, lo desea tanto que ha aceptado estar con el otro enamorado suyo aunque no le guste demasiado... Tiene un rostro afilado, de oscuros ojos brillantes rodeados de abundantes pestañas negrísimas; una mirada inquietante. El pelo muy cortito, los labios afilados pero de una fiera sensualidad al escupir... Fuma de forma mecánica, de manera varonil, abiertas las piernas, muy abiertas y ligeramente inclinado sobre sus codos apoyados en las piernas. Mira al guaperas pero de forma que no se le note que lo desea. El otro muchacho que está en pie le mira con arrobo...
Y el guaperas no se entera de nada...
¡Vaya tres patas para un banco!
........................ 
© Juan Rodort, 2015

jueves, 19 de marzo de 2015

Fallas pasadas por agua


                         ¡Cómo estarán los falleros de Valencia! Rezando a todo lo rezable para que esta noche -la nit del foc- deje de llover para poder hacer la quemá...
Se le antojaba al viajero aquellas imágenes de sevillanos llorosos ante las lluvias que impedían sacar a su procesiones de Semana Santa... ver a las falleras llorando, ramo de flores en mano para esa "ofrenda floral". Un despilfarro en flores para rellenar un armatoste en forma de imagen de mujer con un niño que han puesto los atributos sagrados... Imagen de las falleras como el de esa "Dama de Elche" o el de la "Dama de Baza", atavíos iberos de sacerdotisas de la Diosa Madre...
Y es que ya nadie sabe o recuerda del por qué se hacen las hogueras de San José, del por qué se queman los "ninots" precisamente en estas fechas, al inicio de la Primavera, al final del invierno... Por qué esos ritos, esos vestidos trastocados a través de los siglos hasta quedar en una mala copia de la vestimenta festera de hace dos siglos. Despilfarro en el lujo del vestuario y aderezo, en la pólcora gastada, en los armazones repintados -cada vez con peor gusto, de una estilización hortera- que serán pasto de las llamas. Quemar dinero a manos llenas. Dinero que no existe. Dinero que no hay, que se queda en pavesas y humo...
No es criticar por criticar, es que en pleno siglo 21 asistir a espectáculos tales como Fallas o Semana Santa... o las corridas de toros (por no hablar ya de la maldita Tuna Universitaria) es de un desfase histórico como el querer reconstruir los torneos mediavalistas o los juegos grecorromanos mientras el público come en platos de plástico en decorados de película americana del peor gusto historicista.
Fallas, las que la Madre Tierra formó en sus eras geológicas, dejando a la vista magníficas cuevas que serán subduccionadas lentamente, que desaparecerán de nuevo cuando ya nos hayamos ido la especie humana -un mísero segundo de la vida terrestre-.
Las fallas tardan más en arder, esta noche posiblemente tarden mucho más -si es que llegan a arder-. Y no, no hay animaversión fallera (y mucho menos "caloret" fallero), es que al viajero le repatea los gastos innecesarios, el fatuo lujo ostentoso de porque sí. Mientras la Administración (Pública y Autonómica) nos oprime y exprime a los menos favorecidos, económicamente hablando, claro.
Así que, Fallas pasadas por agua. Ajo y agua... ("A joderse y a aguantarse" por si alguno no sabe de qué habla el viajero)
........................ 
© Juan Rodort, 2015

martes, 17 de marzo de 2015

¿Coincidencias?


                    El viajero descubre que hay varias páginas que incluyen todo o parte del nombre de su blog. Así ve con horror como "Contra la pared" se convierte en una página porno heterosexual por el mero hecho de que los figurantes se lo montan "contra la pared". O, metido entre otra página de fotos eróticas "solo para féminas", un chulazo "contra la pared"... del que no consigue visualizar ninguna de sus fotos (el viajero tiene un equipo obsoleto, una verdadera reliquia de hace... ¡¡¡diez años!!! Y casi los mismos años está contra ese muro, dándose de cabezazos para ver si se abre o bien la cabeza o la pared... Y eso que el viajero es de los de cabeza dura o duro de mollera... No, un cabeza-dura o cabezón (no por el tamaño, de cabeza no presume, de "lo otro", tampoco le gusta presumir; de hecho, no le gusta presumir de nada.
No le hace falta. Es tan sumamente ególatra que da por sentado que es el mejor.
Y es por ello que se ha sorprendido tanto al ver "plagiado" su nombre de guerra bloguera en otras páginas de la red de redes.
La confusión puede ser debida al título de una entrada del sábado 7 de febrero pasado: "Porno-selfies" previamente censurada por el autor antes que Blogger la vetara con su nueva normativa que, más tarde, decidió no aplicar...
Y, como Google no olvida nada de lo que se le ha introducido -imposible borrarlo, dejar sin rastro la referencia-, el viajero ha tratado de adecuarse a las normativas de la casa que le aloja. Porque en su propio dominio hace de su capa un sayo (dicho antiguo que las nuevas generaciones no conocerán. ¿Un sayo? pero, ¿usted de qué siglo me está hablando? Y tan solo han pasado quince años desde el siglo pasado. Y es que los que nacieron a mediados del siglo anterior lo tienen bastante crudo a la hora de la comunicación con las nuevas generaciones, tanto humanas como digitales...

El viajero ya no sabe a qué atenerse. No sabe si es una reliquia del pasado, si es un zombi tecnológico o un nostálgico romántico de otras épocas, de cuando se escribía sobre papel, con tinta de boli, tampoco hay que pedir plumas estilográficas (que las tuvo el viajero, y bastantes) porque posiblemente "los nuevos" no sepan de qué se les está hablando...
Tenía el viajero -aún las tiene guardadas- una colección de plumas de diferentes marcas y grosores de plumín para dibujar y escribir con distintos colores de tinta.
El viajero era de los que no tenía medida a la hora de escribir, de ir rellenando folio tras folio de renglones apretados, sin apenas puntos y apartes, todo seguido... Un récor de más de veinte páginas escritas por las dos caras... Un voluminoso sobre que le llegaría por correo postal ordinario a un sufrido amigo que se vería obligado a leer durante jornadas las historias pormenorizadas del viajero... Que no hace tantos años que descubrió el teclado del PC, o el del Macintohs -o los dos teclados a la vez, tal como le ocurrió en su último destino de trabajo- y fue entonces cuando se soltó el pelo (imposible acción para un calvo-rapado, pero que tan bien queda) y no precisamente para de teclear...

La foto de aquel porno-selfies (cómo odia la palabreja), ahora en paradero desconocido, quedó explicada por unas cuantas líneas... Hoy, sin temor a futuras censuras, pone una foto tomada de Google, una de tantas que circulan con total impunidad, sin control de edades... El viajero no se entromete. Seguramente todo sea pura coincidencia...
.......................... 
© Juan Rodort, 2015

domingo, 15 de marzo de 2015

Poemas de amor para el domingo

(J.R. Ortega, 2003 "Antinoo gitano")

Aquí, atado como siempre al balcón, la tarde
y las palomas reverberan al sol. Tu cuerpo,
me imagino un torrente azul templado y bruno
que a mis ojos distante salpica.

Ágil–esquivo, palomo de las tardes estivales,
decir tu cuerpo y una caricia lejanísima vuelve
y vuelve usurpando a los rincones el sonido
suave de la tarde al enfriarse.
.........................

Tú o alguien parecido, a mi lado, despierta en la mañana de domingo. 
El sol recorre de amarillo el techo y los rincones 
de nuestro antiguo cuarto desperezado
y el paisaje amanecido galopando las sombras 
del alba marinero.
A mi lado, igualmente 
presentía que otro sexo enjabonado 
también se despertaba...
.........................
© Juan Rodort, 2015

viernes, 13 de marzo de 2015

Soñar contigo


Ayer tuve un sueño...

Hola Pablo, pues me alegro de que todavía te acuerdes de mí aunque te preguntes el por qué....no se si ofenderme o qué... ¿no te acuerdas que fuimos muy importantes el uno para el otro?
Todavía, cuando le cuento a alguien de mi vida les digo que la mejor relación hasta ahora fue la que tuve contigo, porque es verdad.

Es curioso...en estos días precisamente hablaba de ti con un chico nuevo que conocí hace unas tres semanas. No quiero decir demasiadas cosas sobre el asunto porque nunca terminan bien mis cosas, pero tengo alguna esperanza en éste...
La verdad es que llevo una temporada que mucha gente me quiere conocer, y he tenido que escoger unos y rechazar a gente muy maja.....
Pero es que el encuentro con este hombre fue muy bonito e inesperado. Fue un finde en el que fui a ver a Fabrizio (el barbas pelirrojo de las fotos que te mandé) y a su novio en Módena. Una cena loca con maricas napolitanas, venecianas (yo, no) y una marica argentina que tiene cuatro novios a la vez y ninguno sabe del otro... algo de película.
¿Viste la película "Le Fate Ignoranti" de Ferzan Ozpetek? Pues así de animado y divertido.
El día siguiente estuvimos en la playa, al sur de Venecia en Chioggia....y llegamos a un punto de la playa donde estaban tres amigos del novio de Fabrizio. Dos me los había ligado la semana antes en Módena y al tercero no le conocía....
Era Vittorio Veneto.
Tras una media hora de miradas y sonrisas empezamos a hablar mientras jugábamos en el agua con los otros y, de inmediato, surgió simpatía entre nosotros.
Desde entonces hemos pasados varios días juntos porque la semana pasada estábamos de vacaciones los dos. Me gusta mucho. Vittorio trabaja en una multinacional en Mestre... Es muy alegre y divertido, tierno y majo....a ver que pasa.
Y, sobre todo, es un Leo y por eso le estuve comparando contigo porque si consiguiéramos llevarlo bien, como tú y yo por aquel entonces, sería maravilloso...
Por supuesto tiene los defectos de los Leo, es egocéntrico y habla mucho, pero es también tierno y le gustan los mimitos como a mí... y en la cama es una fiera...
Es todo muy excitante, y ha ocurrido de improviso desde febrero cuando conocí a otro chico (al principio fue un trío con su novio) que mejor te lo cuento en otra, más despacio...
Bueno si las cosas no van bien con Vittorio, tengo a este otro, que es uno de mis candidatos preferidos: moreno con barba y unos ojos que te mueres, un tiarrón masculino buenísimo y peludo y muy, muy simpático e inteligente.
Bueno, que me he puesto un poco guarro envejeciendo pero hay que gozar de la vida ¿no?

Bueno éste es el resumen de los últimos meses, a ver que pasa en los próximos....
Un besazo, espero que cuando me despierte de este sueño sea todo como te lo acabo de contar...
 ............................. 
© Juan Rodort, 2015

miércoles, 11 de marzo de 2015

Agua pasada no mueve molino


No sirve de nada mirar hacia el pasado, lo hecho, hecho está

(J.R.Ortega 2010 Tinta sobre papel, "Pensando en ti")
Absoluta soledad
1978

Sentí la tristeza y el abandono.
Nadie vino a mi puerta (ni a pedir siquiera)
y hube de cenar mi miedo solo.
Ni la música radiada pudo hacerme compañía.

1981

Aquí hace tiempo que la espera continúa en cada surco abierto en los balcones
oteando persistente la memoria del paisaje suplantado y queriendo ver-llegar tu cuerpo

tres años viajero en esta espera.
Los días suenan futuros a verano y la esencia de tu nombre los salpica.
El horizonte tamizado me habla de caminos submarinos para buscarte.
El horizonte incandescido enmarcado en los balcones de la tarde
y las palomas me dice: No existe nadie parecido.
Aquel cuerpo aprisionado en mi cuerpo tantas veces, olor de tardes imprescindibles...

....................... 
("Pre-textos, diario futuro para una espera -o varias-", J.R. Ortega, 11 marzo 1978-1981)
 ............................. 
© Juan Rodort, 2015

lunes, 9 de marzo de 2015

Divina Belleza

El Cristo de Benvenuto Cellini

Es una representación escultórica del Cristo crucificado realizada por Benvenuto Cellini en mármol blanco de Carrara entre 1559 y 1562. Se exhibe actualmente en la Basílica de El Escorial (Madrid, España), sobre una cruz de mármol negro superpuesta sobre otra de madera, y expuesta al público con los genitales cubiertos por un "paño de pureza" (o sea, censurada).
La representación de Cristo desnudo es muy poco frecuente, pero tiene ejemplos destacados, como los debidos a Miguel Ángel (Cristo del Santo Spirito y otros que también han sido objeto de censura púdica -frescos del Juicio Final de la Capilla Sixtina del Vaticano, Roma- y la escultura denominada Cristo de la Minerva -Iglesia de Santa María sopra Minerva, Roma-).


Que también se exhibe al "culto" previamente censurada con un paño de bronce que le tapa los genitales. Esta claro que los genitales masculinos (de adultos) son una molestia para mucha gente. Y si se avergüenzan de su visión, es que se avergüenzan de la obra perfecta de Dios (vamos, digo yo).
En estos dos casos la Belleza se la puede considerar Divina. Son dos ejemplos de la perfecta armonía del cuerpo masculino frente al denostado cuerpo femenino (empleado hasta para anunciar sopa). No hay ni superioridad, ni inferioridad; mucho menos comparación, son dos bellezas distintas (según de quienes la miren). Hay otros ejemplos de desnudos femeninos en mármol de Carrara de otros artistas, pero no es el caso.
Y con estas dos imágenes queda demostrado que la pacatería no tiene argumentos para prohibir el desnudo masculino (aunque los genitales estén alegres y enhiestos). Cada quien que haga lo que quiera en su casa -y como esta es la casa de Blogger, se le aceptan sus reglas, pero no por estar de acuerdo con ellas-.
¿Quién se atreverá ahora a decir que estas fotos son eróticas, o pornográficas?
Siempre habrá alguien que se atreva... La ignorancia es muy atrevida.
............................ 
© Juan Rodort, 2015

sábado, 7 de marzo de 2015

Pasa la vida y el amor pasa

Caminante no hay camino

Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar...
(A. Machado)
(Wes Hempel, 2006; Study for HAPPY ENDING; oil on canvas; 26" x 24")

Y vendrán los colores de la noche...

"Vendrán lluvias suaves y olores de la tierra,
y golondrinas que girarán con resplandeciente sonido;
y ranas que en los estanques cantarán durante la noche,
y ciruelos de tembloroso blanco,
y petirrojos que vestirán plumas de fuego
y silbarán sus canciones en los alambres de las cercas;
y nadie sabrá que hay guerra.
A nadie le importará, ni a los pájaros ni a los árboles,
si la Humanidad se destruye totalmente;
y la misma Primavera, al despertarse al amanecer,
apenas sabrá que hemos desaparecido."
("Crónicas marcianas" Ray Badbury)

...el autor pone en el libro una fecha de referencia para este poema: Agosto de 2026. No se si llegaremos...

                              Imitaban los encuentros estelares
                              en el fondo del volcán dormido
                              imitaron luces-naves y energías levógiras,
                              arrítmico camino historiado.
                              Quisieron un futuro remendado, años-luz trasnochado
                              en mi jardín amarillo,
                              cuando pasaba a tender ropa marinera
                              y sus cuerpos reían primaverales en la playa;
                              imitaban sonidos inventados
                              y cuerpos no sentidos.
                              Qué imposible llanto del jardín marino
                              que no reverdecerá en mi mano
                              y una selva de ruinas barrerá mi llanto antes que comience.
("Pre-textos, diario futuro para una espera -o varias-", J.R. Ortega, 07 marzo 1978)
 ............................. 
© Juan Rodort, 2015

jueves, 5 de marzo de 2015

Esto no es serio, no señor


Cuando ya he borrado las fotos que para Blogger eran motivo de escándalo o de contenido "explícito" (una forma de censura contra los desnudos masculinos, ya que no soy de los que suben peliculas o imágenes abiertamente pornos) que en ningún caso escandalizarían a un mayor sensato de +18 años, pues hoy descubro que Blogger ha decidido retirar la implantación de su medida restrictiva...

O sea, trabajo perdido, fotos borradas y textos que sin esas fotos no dicen todo lo que las imágenes complementan...
Ya se sabe: Quien manda, manda... y si no te gusta, ya sabes dónde está la puerta.
Así que ahora me queda una porquería de blog en el que han desaparecido fotos (las que hasta hoy me ha dado tiempo de retirar) de algunos textos añadiendo un escueto comentario descriptivo de esas imágenes borradas... y todo para complacer a Blogger, que a fin de cuentas es el soporte donde me estoy expresando.
Pero la cosa no ha terminado, no.
La espada de Damocles sigue suspendida sobre nuestras cabezas, siempre pendientes de si tenemos o no activado el +18 de los cojones... Total, para que salga un cartelito que si lo pinchan se abre de todas formas la página para mayores -aunque el que cliquee sea menor de 18, o de la edad legal de cada sitio u estado-. Una pacatería que no vale un pimiento a la hora de la verdad. Porque si un menor quiere ver pornografía a escondidas no se lo va a impedir un aviso de ¡¡¡ojo, que esta página es solo para mayores!!!; no, seguro que le van a entrar más ganas de transgredir las normas... es de cajón ¿no? Todos hemos sido adolescentes transgresores...

Siento que se han perdido bellas imágenes que ilustraban mis textos, cuadros de artistas llamados "homoeróticos", que lo único de erótico es que se les vea la polla a los nodelos...
Puro formulismo.
En definitiva, me ha quedado un blog hecho un asco, con fotos quitadas y sustituidas por un lacónico comentario. Dibujos quitados de la vista e imposible de describir sus líneas...
De algunas fotos he conseguido el enlace, pero de otras no. Y de mis propios dibujos... como no me los pidan expresamente por email, no estoy por la labor de reponerlos otra vez.
Así que haré un repaso de mis casi 300 blogues con muchísimas más fotos incluidas por si queda alguna "demasiado explícita". ¡Señor, señor!
He aquí una obra de arte del divino Miguel Ángel más o menos como la terminó (aunque ya le falta el pene)
Una vez censurada por la santamadreiglesiacatólicaapostólicarromana y expuesta para "culto" en la iglesia romana de Santa María  Sopra Minerva.



He aquí el por qué esta hermosa escultura en mármol de Carrara está puesta de culo a la pared...
¡¡¡Por ese magnífico culo divino!!!
La delantera la solucionaron con un taparrabos de bronce en equilibrio imposible (milagro).

Para hacer la foto de abajo, en escorzo, donde las formas redondas de los glúteos se aprecian mejor, el autor de estas líneas hubo de transgredir la prohibición de subir los escalones del altar mayor -a cuyo lateral está la maravillosa representación del triunfo de aquel Jasús sobre la Muerte.
Desnudo.
Puro.
Sacado de un conflictivo bloque de mármol del que ningún otro artista de la época quiso hacerse cargo por la dificultad de extraer una figura de sus estrechas proporciones (dice la guía turística).
El resultado no satisfizo ni a Miguel Ángel ni al que lo encargó y terminó arrinconado contra la pared para disimular lo indisimulable: ¡un culazo divino!
El viajero quedó prendado de estas formas sensuales y, en un arrebato de mística lujuria, no se pudo contener y tocó el marmóreo trasero sin que ningún rayo lo fulminara al instante; lo hizo preso de amor por la Belleza (?).
..........................
© Juan Rodort, 2015