lunes, 29 de abril de 2013

Juan Palomo

Como Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como... Puedo decir que este Contra la pared es un espacio-espejo. Yo me reflejo, yo me lo digo todo, yo me lo leo... Hay otras personas que lo visitan, pero no dejan su impronta, su comentario, para que conste que han leído, opinado, estado en acuerdo o desacuerdo... Hace mucho que no accedo a estas líneas de contacto digital. Línea abierta a otras pantallas, a otros ojos. No quiero ser un rincón olvidado. ¿Me importa? Pues parece que sí que me importa. No por autoadulación sino por la satisfacción de saberme oído, visto y contestado. Tampoco voy a ponerme a decir improperios. Insultos, para entendernos. Ya se que a veces utilizo arcaísmos, pero la lengua castellana es tan rica y la tecnología tan estrechante de miras que reduce al mínimo la comunicación.
"No tengo tiempo" es un remedo del cuento "Momo" aplicado a ahora mismo. Me lo decían al teléfono ayer mismo: Es que no tengo tiempo, tengo que ahorrar tiempo, tengo que emplear mi tiempo a cosas más importantes... que hablar o pensar en uno mismo. Si no me vas a dedicar al menos cinco minutos de tu tiempo es que no me aprecias en lo más mínimo. Eso podría haber contastado al teléfono. Pero soy diplomático: ¡Vete a la mierda! habría sido lo mejor. Y así acabar con ninguneos y dudas de que ya no te interesa nada de mí. No tengo nada que ofrecer, nada de donde poder sacar provecho... no tienes tiempo para mí.
Y como ese Juan Palomo yo me lo digo todo.
Hace días que quería escribir a propósito de este dicho, pero dicho solo en valenciano. Vivo en la Comunidad Valenciana, creo que las lenguas oficiales son el valenciano y el castellano. Pero aquí solamente se emplea el valenciano a título oficial (nótese que no digo "a nivel oficial") para todo. Sin traducción. Así se desarrolló la presentación del libro pro Derechos Humanos editado bajo los auspicios de Amigos de la Unesco de Alcoy. Textos en valenciano, una serie de poemas de autores también valencianos ilustrados con fotos de artistas exclusivamente valencianos con los comentarios en valenciano y sin ninguna traducción, ni siquiera en inglés (la lengua universal de esta sociedad global). ¿Qué pretenden? Difundir la cultura, desde luego que no. Difundir la Cultura Valenciana, puede, pero en un reducidísimo campo: Comunidad Valenciana y Cataluña. Y ni tan siquiera, porque en la Comunidad vecina de arriba están a la gresca con las lenguas y demás politiqueos. Nótese que digo lenguas y no idiomas. Hablamos la lengua castellana en todo el territorio nacional. Dependiendo de qué se entienda como Territorio Nacional. Si empezamos por los nacionalismos... entramos en el baile del agua de los políticos. Hablo de Cultura. Entiendo que la Cultura es patrimonio de toda la Humanidad, independientemente de sus nacionalismos, lenguas, razas y credos.
La Cultura es Universal. Todo partidismo no hace más que dividirla, empobrecerla. Y eso es lo que me parece que hacen los dirigentes locales de por aquí: empobrecer la poca cultura que nos queda. Porque si encima la restringen a los valenciano-hablantes (somos una gran mayoría los analfabetos en valenciano) no hacen más que ponerse a la altura (nótese que evito "nivel") de los que critican en sus manifiestos autodeterminativos, el antiguo Régimen. Para caer en otro régimen autoritario, valenciano por decreto. Castellano por decreto fue la máxima antigua. ¿Para qué estamos en el siglo 21 sino para repetir los mismos errores del siglo 20? No me apetece repetir, menos los errores. Viví la experiencia de apertura democrática en la Cataluña de los 70 con el consiguiente apartamiento de sus medios culturales porque no era catalán. No me apetece vivir lo mismo por el mero hecho de no ser valenciano, de no saber leer valenciano. No se si el resto de valencianos "de toda la vida" que lo hablan desde generaciones, pero no saben leerlo o escribirlo, se sienten tan discriminados como yo.
Un comentario al final de estas líneas me aclararía si estoy hablando en el desierto o hay alguien al otro lado de esta pared.
Otra anécdota: un certamen literario de un pueblo vecino -en territorio de la provincia de Valencia- cuyas bases están escritas solo en valenciano. Lógico porque solo pueden concursar los textos en valenciano. Es obligatorio escribir en valenciano. Estupendo para fomentar la lengua vernácula. Estupendo para separar más las culturas. Si estuviera patrocinado por una entidad privada... pase, pero el patrocinio es "oficial". Sin agritud, que decía aquel dirigente olvidado ya.
Hace días que debiera haber colgado algunas fotos de estas fiestas pasadas. Semana Santa en mi pueblo natal. Una semana pasada por agua, pero con imágenes muy entrañables. En andalú. Debería escribir en andaluz. Recuerdo que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española borró más de cinco mil palabras que "ya no se usaban". Pues craso error, se siguen usando. Todavía estamos vivos la generación andaluza que las emplea. Que sigue enriqueciendo el léxico empobrecido de las nuevas generaciones pendientes de sus pantallitas de "guasas" e "ipodes" con una cantidad limitada de simbolitos para "ganar tiempo" en la escritura. Series de abreviaturas ininteligibles, nuevo idioma digital. Ya me lo decía aquel Director de Recursos Humanos en Sevilla: usted es demasiado viejo para que la empresa se gaste un euro en que aprenda inglés... para que lo rentabilice. ¿Acaso las nuevas generaciones van a rentabilizar el gasto que realizan? ¿Importa el gasto cuando hablamos de vida, de cultura, de humanidades, de amplitud de miras...? Debe de importar, y mucho. Me siento como un nativo norteamericano reducido a una reserva. La Tierra es de todos, la Vida es de todos. Los Derechos Humanos son de todos. Seamos más flexibles, más abiertos a comprender a los demás. A respetarnos, primero a nosotros mismos, después al resto de la Humanidad.
Llegado a este punto recapacito: Como Juan Palomo, yo me respeto y respeto a los demás, luego también exijo su respeto.
Para despejar el ánimo ahí van unas fotos de estos días pasados en Córdoba, en Madrid, en Muro de Alcoy...
¡¡¡Ojo, que es la representación de un hombre desnudo!!!
Una procesión "rural" en un pueblo de la Campiña Cordobesa.

Lució el sol el Jueves Santo, como debe ser.

El Viernes lluvioso obligó a los pasos a "procesionar" dentro de la iglesia. No hubo escenas de lágrimas.

Suspendidas varias procesiones a causa de la lluvia. El Sábado sale el Santo Entierro. Música de "ministriles" le acompaña.
¡¡¡Ojo, que es la representación de un hombre desnudo!!!
Y el Domingo lluvioso no deja salir al Resucitado. La nave central de la iglesia de Santa Marina de Aguas Santas es suficientemente amplia para una corta procesión. Fin de la Semana Santa en Fernán Núñez (Córdoba)

Las lluvias también nos llegaron a Muro de Alcoy -falta hacían-. Lo de "nunca llueve a gusto de todos" se aplica a estas líneas.