martes, 13 de noviembre de 2018

13 y martes (en nada te embarques)


No es que yo sea particularmente supersticioso, pero por si acaso... cruzo los dedos (índice y corazón de la mano derecha) para que el mal fario pase de largo. Y es que la mañana ha comenzado traviesilla ella. Máquinas destructoras en el lado del vecino haciendo tropelías (ya se sabe: cuando el diablo no sabe que hacer, mata moscas con el rabo). Y es mucho decir del pobre diablo del vecino, por llamarlo algo que da pena; y es lo que yo digo: habiendo tanta buena gente en el mundo que se muere ¿por qué estas gentecillas (mi vecino está incluido) no la palman en beneficio de la Humanidad? ¿Que la Humanidad está de conmemoración lacrimógena? Y cuando no es pascua... Sólo nos faltaba que esta página cibernética que nos permite (dentro de un orden pacato y puritano, pero nos lo permite, no nos corta la mano tecleadora como en algunos sitios que mejor ni mentar) mostrar carnes pudendas. Mal que le pese a algunos conservaduristas o acomodaticios patricios de la gayidad mundial, que se esconden o como aquellos otros vecinos de enfrente de la astur casa ya casi olvidada que ante la agresión bárbara  y bastante nepótica pues era de un "representante" de la Ley y de Orden, pues ellos se escondían en casa, tras de los visillos y ella le decía: "Tú no te metas, Pepe". Dejándome indefenso ante el armario de cuatro cuerpos de la bestia parda que dejaba toda la calle llena de porquería... porque sí, porque le salía a él de ahí y que ahí se iba a quedar. Vamos, que eso de recoger las propias inmundicias es cosa de sarasas (de maricones, para que se entienda) y de marujas (las vecinas de armas tomar no se encontraban en ese momento presentes, si no el babuino del camión se habría encontrado con la horma de su bota entre las ingles; menuda era la "Klin Itbud" como cariñosamente la llamábamos (bajito no fuera que nos oyera y nuestras cabezas rodaran, ella era así, una flor de té delicada que te podía desmantelar de un buen sopapo).
Y, volviendo a la realidad del día: hoy es 13 y martes (en nada te embarques).
........................
Juan Rodort, 2018

martes, 6 de noviembre de 2018

Luz de otoño


No, no es una obra de teatro valleinclanesca. Esta imagen me recuerda a aquellos grandes lienzos aparcados antaño por los rincones de subidas y bajadas de escaleras en el Museo del Prado madrileño; luego desaparecieron en los sótanos o vaya usted a saber dónde para emerger un buen día convertidos en protagonistas de Los trabajos de Hércules del desaparecido Alcázar matritense de aquellos austrias rijosos que campaban sus anchas por lóbregos pasajes donde las luces de otoño encandescían los cuadros mitológicos o de "poemas" o "poesías" como les llamaban ellos, los reyes, que no otros podían tener acceso a tan íntimas pinturas de pieles níveas y orondas flanqueadas por semidesnudos masculinos, previamente tapadas sus vergüenzas que debían de serlo vistas por los que ni se atrevían a enseñarlas, aún en privado... Pues este buen modelo de la foto me recuerda a esos cuadros trasnochados de ¿Zurbarán? Pues a mí me sonaba de Ribera. El caso es que era yo muy joven -hace más de 50 años de eso- para retener en la memoria las imágenes de esos enormes lienzos suspendidos sobre las lóbregas escalinatas que comunicaban las salas donde yo iba descubriendo los desnudos -primero femeninos y luego masculinos- que me impresionaron hasta tal punto de generar un desasosiego infantil en mis partes medias; sin saber qué coño me estaba pasando, pasaba de la infancia a la púber adolescencia anticipada. Yo era sí, un anticipado a mi propio tiempo. Así me ha ido. Total que con esta imagen quedo tan confundido que ya no sé por dónde me ando si no es tecleando al buen tuntún sin apartar los ojos de las carnes cárdenas y peludas recostadas indolentes, cálidas, tostadas y bien expuestas (casi explícitas) para mi deleite; con esa iluminación de luz de otoño...
..................... 
Juan Rodort, 2018

miércoles, 31 de octubre de 2018

Tenebre

Il principe della tenebre protegge i potenti
(El príncipe de las tinieblas protege a los poderosos)

Y así sucesivamente. Entre tinieblas, las lóbregas esquinas cayeron sobre la Tierra y nadie pudo salir exacto ni pretendiendo ser lo que no fueron... Alucinógenos que uno se toma antes del mediodía o puede que unos de esos "Huesitos de Santo" no estuviera en su punto exacto de dulzor o que las copas de la fiestorra de anoche me sentaran como una metralleta en las manos de un mono (o un crío fundamentalista mirando la tele y creyendo realidades futurables como verdades fidedignas del credo a ultranza...). Lo que te digo. Nada hay como un buen polvo para quitarse de enmedio los estigmas del alcoholazo de garrafón de algunas discos o pubes que yo me sé. Y es que ¿quién me manda a mis años meterme en camisas de once varas? (aclarando qué eran las varas de medir), verbigracia:  inmiscuirse alguien en lo que no debe ni le importa. Oscuridad total en la humana progenie, cambios o alteraciones definitivas en las pautas de conducta. ¡Veo todo en blanco y negro! Me voy a urgencias, que me hagan un lavado de estómago (o de cerebro)...
.......................... 
© Juan Rodort, 2018

martes, 23 de octubre de 2018

Pasarela de Otoño


Ideal para pasear el campo, el aire libre, dejados todos los atavismos y vestidos predeterminados; a piel desnuda. Él es uno de tantos que sigue las normas de comulgar con la Naturaleza, de transmutarse en un ser más de la Creación o les Continuo-Espacio-Tiempo... Cada quien que elija su verdad o sus creencias. Hoy, la mañana es de un neblinoso otoñal que empalaga y por eso he escogido esta imagen de un hermoso ejemplar masculino (de espaldas, para no soliviantar las miradas proclives a escandalizarse por la ajena libertad ante sus encorsetadas miras) para que sirva de título al relato, ese cuerpo relajado y caliente (no podría soportar los frescos aires de esta mañana, claro) en todos sus poros, peludo y repeinadito... Ese corte de pelo es sinónimo de hombre maduro, cabal, asentado y con posible familia (hétero u homo, da igual). Pero ese culazo... Es el centro de atención de todas las miradas. Es el paseante de culo mejor dotado de la mañana. El único paseante, aparte del fotógrafo, claro. La zona es un secreto bien guardado para que los energúmenos no lo invadan y deje de ser ese reducto de la Naturaleza viva y casi intocada. Su desnudez está de acuerdo con las pautas a seguir en estos lugares, el pasar desapercibido para que los habitantes originales del bosque o de la fraga no se inmiscuyan en castigar el atrevimiento de los humanos. El olor mismo de este cuerpo, admirable para cualquier homo que se precie y para nada marca de perfume que no sea su propia esencia fluyendo por cada poro. Por eso lo del caliente piel que exuda testosterona, que está pidiendo a gritos celulares que se le acaricie para calmar sus urgencias... Desvaríos de obseso sexual que es el que suscribe y no lo puede evitar ni a estas tempranas horas matinales. Y es que el que está al teclado está obnubilado ante la imagen de este cuerpo que, dicho sea de paso, le recuerda a otros cuerpos tenidos y poseídos, cuando él estaba en el mercado del libre intercambio celular y del otro (sexo, sobretodo). Ahora, con los años ha pausado sus ansias de palpar pieles cálidas como la de esta pasarela de Otoño.
.......................... 
© Juan Rodort, 2018

martes, 16 de octubre de 2018

Tamaño XXL (Burro grande, ande o no ande)



¿A quién quiero yo engañar? Pues a nadie, con esta demostración gráfica y la frase entre paréntesis ya está todo dicho y visto para sentencia. Me gusta. No voy a negarlo ahora, después de tanto escrito sobre el tema: ¡me gustan los calzoncillos blancos! Y sobretodo los que se ajustan a las redondas contorsiones traseras y hacen que la imaginación trabaje a ritmo lento o descanse pues ya está todo evidenciado. Lo que se ve o se adivina es lo que hay debajo. Y no hablo de lo que habrá del otro lado. Siempre gusta el misterio, la sorpresa o el susto... Se le aprecia un arito colgante de una tetilla o es que los pelillos son duros como la textura del trasero (que dicho sea de paso me resulta tan familiar como cuando vuelvo la cabeza y me miro al espejo del baño, de cuerpo entero, sin casi nada que ocultar porque ya somos viejos escribanos y lectores de estas páginas que finiquitarán un mes de estos si los anuncios son ciertos...).
Redundar en el tema es dar pábulo a la libido que a mí se me pone lívida de tanto apretar los músculos y contenerme que es que ya uno no puede controlar sus funciones ante tamaña visión superlativa de carne puesta en danza. Y es lo que dice el entitulamiento aunque parece que se refería a otra cosa más manejable o dúctil al tacto a dos manos que es la forma de acoger esta sobresaturación de carnes prietas; lo dicho, el título de arriba lo dice bien clarito: Tamaño XXL (Burro grande, ande o no ande).
..................... 
Juan Rodort, 2018

miércoles, 10 de octubre de 2018

¿Tiene algo que ver con el sexo?


Sentadito me quedé... como la letra infantil de "El patio de mi casa", en este caso sentadito se ha quedado, en el aire, con la cosita al aire, entre las piernas, bien metida para que no se note lo evidente (que en la imagen original llegaba a tocar la palma de la mano puesta a un palmo del susodicho matojo negro de vello púbico impúdico del muchacho modelo de esta foto bajada de la sacrosanta red), que este modelo debe de estar pensando lo mismo que yo... Está a la espera de una mejor situación coyuntural que le permita continuar con sus quehaceres manuales. De momento no hay solución de continuidad más que en su pudicia retroactiva...

- ¡Oiga, ya basta de ordinarieces!
- Pues tiene usted toda la razón, es que la noticia del futuro cierre de estas páginas me está dejando la meninge plana que patina en el encefalograma, así, de perfil como aquel que se murió en el poema lorquiano, igual que este muchacho...
- ¡¡¡¿Quiere usted parar y dejar de decir insensateces?!!!!
- ¡...!

Parece ser que lo de terminar con el "ge-más" se ha dilatado, como eso en lo que están pensando (mal, siempre) casi todo el tiempo (yo, por lo menos), y que será dentro de unos meses cuando lo cierren y desaparezcamos del ciberespacio.
Así pues nos quedamos a la espera, en un compás de incertidumbre, de no saber si escribir o no escribir, publicar o no publicar, subir fotos o pasar olímpicamente del tema y dedicarse a la gastronomía para iniciados en el arte de engullir bazofia (nada que ver con los medios televisivos) o quedar en suspensión animada o inanimada... ¿Tiene algo que ver con el sexo?
.............................. 
Juan Rodort, 2018

martes, 9 de octubre de 2018

¿El final? (¿G+ desaparecerá?) ...Y yo con estos pelos...


Hoy he visto dos G+ses donde se dice que esto se termina ¿Y yo qué hago ahora? ¿Escribo o no escribo? ¿Pongo fotos explícitas o con bragas? De momento me dejan con el culo al aire como quien dice, pues vamos, que no tengo a donde escribir mis cosas y ya hace mucho que pasé del "Facebuc" u otros portarcitos cibernéticos. ¿Llegará el tiempo de volver a escribir con boli y sobre papel de cuadernos? ¿Volverán a escribirme cartas las amistades olvidadizas? Ahora me dirán con más enjundia si cabe: hazte del "Guasa" ese donde te mandan de todo y que, además, es "gratis"... ¡¡¡Ilusos!!! Gratis, gratis ni el aire que respiramos nos dan ya. Ni la Vida es gratis. Ni la Muerte (mucho menos sus postrimerías mundanas del sepelio o quema, al gusto de los sufrientes). G+ se va... Y yo con estos pelos...
............................ 
Juan Rodort, 2018