lunes, 24 de septiembre de 2018

De la amistad y de otras cosas


"A veces a uno le entran estas angustias, viendo morir uno a uno a sus amigos, partes de una historia compartida que se rompe o hace un punto y aparte o vuelta de página o fin de capítulo o fin. Y punto final". (Comentario en G+)

Pues hoy borré la anterior entrada "Amico, amicus" que tiene demasiadas connotaciones personales y que podría implicar a otras gentes ajenas a estas líneas tan sueltas ellas y a veces tan desvergonzadas, desde el punto de vista de esas gentes a las que trato de "proteger" y ocultar a la pública asechanza curiosa y morbosa del qué dirán cuando nada tienen de qué hablar; como decía aquel o aquella: "Que hablen de mí, aunque sea algo bueno".
Pues hoy estamos en este esperado otoño que ha sido bueno y durante la noche nos ha derramado su llanto, mansa lluvia que espero haya empapado la hierba tan seca y amarilla de nuestro jardín. Egoísta que es uno, hasta el fin.
En este otoño vuelven los recuerdos de aquellos amigos desaparecidos (muertos). Es curioso que el 9 de este mes no haya yo puesto una reseña por el recuerdo del amigo-amigo, el amigo por antonomasia, el amigo de adolescencia, el amigo que sólo quiso ser amigo y no amante como yo deseaba tanto... (el que muestra sus posaderas en la foto se le asemeja, nunca me cansaré de mirarlo, recordando aquel cuerpo que nunca pudo ser mío, ni rozarlo siquiera sin que hubiera encontronazos violentos, a veces víctima era yo de mis propios impulsos y mano tonta disparada sin pensar a donde no debía estar... Ay, que pienso que se me están muriendo las referencias, las amistades (no fueron peligrosas como yo quise entonces) pasaron a ese plano sublime de los recuerdos.
La última noticia la leí en un suelto de Internet; la muerte de Carlos. No es que hubiésemos tenido una amistad demasiado fuerte ni duradera, pero caló hondo en mis sentimientos de la época. Él y otros como él que han desaparecido poco a poco. Y me encuentro ante un campo yermo de amigos (vivos), ante una serie de direcciones y teléfonos tachados, ante un vacío epistolar que roza lo patético. Y dicho lo cual, hasta aquí he llegado. Ya está bien de hablar de la amistad y de otras cosas.
...............................
© Juan Rodort, 2018


miércoles, 19 de septiembre de 2018

Infarto... principio y fin


Principio y fin
(fragmento de "Hojas sueltas")

Quisiera sentir tu cuerpo apacible,
aquel gran dios rubio que tuve un día
suspendido en duda de no saberse
ni saberme abrazado,
cuando tu sonrisa fue puerta franca
de mis dedos, cabalgando el paisaje
de tu cuerpo apacible,
abierta a la mañana de mis brazos.
...............................
© J. R. Ortega, 1979
(publicado en este Blog el lunes, 15 de septiembre de 2014)


Infarto
Sí, de infarto fue lo de esa anoche, al ver al modelazo que tenía entre mis manos; un ejemplar sacado del proceloso mundo digital donde me adentro a ciegas para darme de bruces contra los pectorales peludos o achicharrarnos entre las piernas, justo ahí donde el albo tejido oculta y realza más que tapar el abultado zocotroco de cálida carne dura y orlada de pelambre que obsequiará de deleite mis labios...

- ¿Pero usted no estaba anoche bajo los efectos de un infarto?
- Sí, pero eso fue anoche... ahora estoy al borde del colapso, que la sangre se me ha subido a la garganta al ver la foto... ¡¡¡Llame urgentemente al SAMUR!!!


La sangre no llegó al río y  sigo vivo, en estado más bien estacionario. Porque lo de anoche no fue un simple (¿simple?) aviso, un amago de infarto... un dolor que no presagiaba nada bueno... Pero que con mucho amor y un buen masaje se me pasó, aunque la cabeza la tengo hoy así como en otra parte, con una diadema de angustia y medio mareo.
El macizo causante del amago no se sabe quién es, seguro que tiene ficha e historial en la Red de redes de donde salió para caer en el saco de fotos de tíos buenorros que tengo en mi obsoleto portátil, una pequeña colección de cuerpazos de impresión. Pero no han sido éstos los causantes de mi ahogo de anoche, no. Yo sólo me obnubilo ante un cuerpo corpóreo, real, de carne y sangre caliente que pase por mi lado emanando sus efluvios adorables de macho sin fronteras, un macho-macho de los que quedan pocos, los más quedaron travestidos en poses de catálogos maricas que los han depilado, plastificado, humillado hasta límites de empacho celular untado con brillantina e imbuidos de aromas Dolce&Gabbana Man de un rosa chicle nauseabundo. Lo peor. 
Y eso sí que es de infarto, ver a un tiarrazo depilado y metido con calzador en un mini bañador rosa (¡¡¡horror!!!) ilusión...
¡¡¡Pelos al poder!!! ¡¡¡El vello es bello!!! (¡Y el púbico, más!).

- De verdad que estoy bien, no hay de qué preocuparse... Hasta el sábado próximo, ciao.
.......................
© Juan Rodort, 2015 (otra repetición, amañada para hoy)

jueves, 6 de septiembre de 2018

Vicio y Virtud (Vicioso y Virtuoso)


Los suizos de la moto (casi un drama)
(fragmento)

..."Miraba los cuerpos descubiertos de ajustadas camisetas y calzón corto igualmente ajustados (afortunadamente la actual moda desastre ni se pensaba que pudiera existir por entonces). De frente, subiendo hacia mí, le vi... Rubio, de ojos metálicos y cuerpecito nervudo enfundado en camiseta y pantalón cortísimo dejando poco a la imaginación. Me vio y nos enredamos en la mirada. Me volví y se volvió; en ese instante me di cuenta que un armario de cuatro cuerpos enfundado en cuero motero iba a su lado… y también volvió su cabeza, pero por ver a quién miraba su amiguito. Seguí mi camino sin más pensamientos que despejarme con el aire marino"...
......................... 
Este fue uno de los motivos para componer una exposición de dibujos sobre Las Ramblas de Barcelona, una colección de imágenes resumidas sobre hechos reales, como dirían algunos, en vivo y en directo. Genuinas experiencias inolvidables que quedarían plasmadas en relatos cortos o en capítulos novelados. El que corresponde a esta imagen es el título del que he escogido un pequeño fragmento, porque para muestra bien vale una imagen y pocas líneas. Lo publiqué en este mismo Blog en 2014; ahora está borrado por incompatibilidad con algunas mentes pacatas que me tildaron de pornógrafo y yo en "represalia" suprimí todas mis publicaciones. Afortunadamente guardé copias (a disposición de los interesados en recuerdos cibernéticos). Y este magnífico dibujo (no hace falta que diga que fui yo mismo quien lo creó bajo aquella firma de antaño) lo vendí... Material desaparecido en casas particulares, al igual que mucha de mi obra (con distintas firmas según la etapa) que sigue en paraderos desconocidos pero de la que guardé alguna foto aunque de poca calidad y resolución. Esta es una pequeña historia sobre la historia de la vida del autor en ciernes. Autor que no consigue publicar ni autopublicarse y a estas alturas ya ni falta que le hace. Recuerdos escritos para no ser olvidados o tergiversados; muchas veces ya ni recuerdos verídicos. ¿Quién recuerda perfectamente lo ocurrido entonces? El recuerdo es una mentira acomodaticia que viene peripintada para paliar las lagunas mentales que nos acongojan.
¿El título de hoy? Pues, por variar un poco... Ya estoy harto del tema gay (braguitas de muchachito, paquetillos, culetes, caritas de relamidos y demás musculitos homologados). Lo dije y lo sigo manteniendo: voy a ser virtuoso. ¿Y vicioso? Por supuesto: Vicio y Virtud (Vicioso y Virtuoso).
..........................
© Juan Rodort, 2018

viernes, 31 de agosto de 2018

Camino de virtud (masculina, por supuesto)


¿Dónde estarías tú ahora? Si vivieras, claro... No eras talmente como ese cuerpo rescatado de la Red, de alguna página de homo-fotos que tanto abundan y de las que a veces es mejor no tomar prestadas fotos pues tienen un no se sabe qué que te ponen un aviso de explicitez o de flirtear con aviesas imágenes seudopornos que no son ni más ni menos que un cuerpo masculino en su estricta desnudez, sin más aditamento que la piel. Pero eso ahora no viene al caso; ¿dónde estarías tú ahora mismo? esa es mi pregunta que no tendrá respuesta de tus labios pues hace ya muchos años que pasaste a otro plano de energía. ¿Recuerdas cuando dijimos que el que muriese primero avisaría al otro de qué había del otro lado? Pues tú cumpliste tu promesa, varias veces y cuando menos me lo espero en sueños, como el de anoche... Me gustaría que fuera así, como te me has aparecido, desnudo de todo artificio, tu piel como ninguna que mis manos acariciaran se aparece en todo su esplendor (en la hierba o por la piedra, pasados los dos por ella).
Escucho mientras te escribo una música de Mahleriano corte (la sinfonía número 2, para ser exactos) y es que yo siempre fui un pretencioso y un fatuo erudito a la violeta pero que me gusta lo que me gusta, no cabe duda y eso siempre fuiste tú, tu cuerpo que nunca tuve la oportunidad de ver completo, desnudo, tocado siquiera, olfateado, lamido, degustado como habría deseado tantas veces que ya cansa repetirlo... Pues hoy decidí que mi camino sería diferente del que llevo, hoy mi camino iba a dar un giro radical, visión de tu cuerpo soñado tantas veces... Camino de virtud (masculina, por supuesto).
......................... 
© Juan Rodort, 2018

martes, 28 de agosto de 2018

Sexo prohibido



¡Oh, cielos, mamá!
¡Oh, hijo mío!, ¡¡¡tú también!!!
No es lo que parece... Podemos explicarlo.
No hay nada que explicar, lo sabía, lo sabía... Tenía que suceder un día u otro...

Y así sucedió, efectivamente, que una cosa les llevó a la otra y al final no recuerdan quién empezó y cómo es que ahora no recuerdan nada. No, efectivamente, no es lo que parece.

Él es tu hermano, tú no eres adoptado. Nunca quisimos decíroslo, se os veía tan unidos, tan encariñados... No pensamos que podríais enamoraros, porque lo hacéis por amor ¿verdad?
Sí, claro, por amor... Simplemente que ahora será sólo sexo, sexo prohibido.

Elucubración mental más o menos, después de visionar las fotos de todos y cada uno de los Blogs que sigo. Todo fotos incestuosas o pederásticas cuando menos se lo espera de esos niñatos impúberes o púberes que no lo parecen. Niñatos y musculitos juntos. Es una paranoia de cuerpos masculinos semidesnudos la que me ha subducido bajo este cúmulo de calzoncillos usados, ferviente y obsceno admirador de fotos semi-explícitas, vicio que no virtud la de mirar y mirar hasta quedar saciado de carne semiabierta... Sí, la imagen comentada es puro sexo entre hombres o jóvenes hombres sorprendidos después del acto carnal impuesto por las altas temperaturas que han cocinado las células hasta ponerlas a tono; de ahí al sexo sin pensar las consecuencias... Sí, es sexo prohibido.
........................
Juan Rodort, 2018

martes, 21 de agosto de 2018

Mi piel sobre tu piel


Sexo duplicado, dual sexo

Días suspendidos en tu cuerpo tan sabido,
noches alargadas en tu piel gemela;
dobles sentidos nuestros conjugados.

Sueños engullidos en sábanas de recuerdos,
tu aliento en mi aliento, las horas lentas.
Viaje retorcido, repetido, regurgitado en abierta escalera
de otra época diluida en cuerpos inhalados;
respingo celular, tu cálida presencia.

Los días del ensueño resurgido,
ensimismada imagen de tu piel sumisa entonces;
esos días repetidos en recuerdos soportados.
Columnarios pulsos se entremezclan
en tu piel sobre mi piel, o viceversa.

Días revolcados en mi piel entusiasmada,
noches extendidas por mi piel de bayadera taciturna;
tu piel sobre mi piel, o a la inversa.

Alcor que se entumece dormido, pensamiento
de noches infinitas esperando la urgencia de los días,
el tedio de las tardes sin tu piel (antiguamente),
surtidor de sueños impulsados, al dictado
secreto de tu piel ensombrecida por la ausencia...

Aquellas tardes procelosas en la espera inmaculada
sobre un portal de hierbas hilanderas de tu sombra,
tu nombre sobrescrito en las esquinas de aquel pueblo,
cárcel poblada de sorpresas inaudibles, sospechosas pieles
intentando secuestros de miradas y disculpas.

Tardes vencidas en tu piel fanatizada,
extensas noches por mi piel de guerrero abatido;
nuestras pieles sabiendo su discurso de amor inmerso.
......................... 
© Juan Rodort, 2018

viernes, 17 de agosto de 2018

Va de anos (años, con eñe española)



Las anteriores páginas referentes a cumpleaños normalitos, esos de un año más y apaga la velita que me voy a poner ciego de tarta... pues como que no tienen predicamento ni seguidores. Debe de ser que a nadie le gusta ya cumplir años, en español, con eñe, que cuando llega el Google con su traductor automático o los teclados anglos que carecen de nuestra particular letra definitoria de la españolidad, esos cometen los clásicos errores y nos dejan con el culo al aire como el susodicho peludito de esta foto tomada prestada de la sacrosanta Red de redes, tormento de maricas de pro y veedores de algo más que bragas de tío -vulgo: calzoncillos- tapadoras de lo que hay que ver y no se deja so pena de recibir amonestaciones -que no son prematrimoniales precisamente- y acusaciones de explicitez en el ambiente pletórico de penes de la mañana, con eñe porque si no sería una tonteríita más de las traducciones foráneas. Maduro cumple años. Queda hasta bien. Pero: Maduro cumple anos... como que no se sabe bien si es que presume de esfínteres o nalgas peludas... Va de retro, va de anos (años, con eñe española).
.........................
© Juan Rodort, 2018